Tobin Hood

El martes aprobaron en el Consejo de Ministros la llamada tasa Tobin y pese a las declaraciones desplegadas posteriormente sugiriendo que solamente afectará a los ricos, no deja de ser un nuevo impuesto al ahorro. La idea original de James Tobin, surgió como un intento de frenar la especulación de divisas a nivel mundial, para ello propuso poner una tasa a las transacciones, para intentar controlar la volatilidad de los tipos de cambio.

Suecia la implantó en 1983, gobernando Olof Palme y las consecuencias fueron desastrosas, no solo recaudaron muchísimo menos de lo previsto, sino que el volumen negociado en la bolsa de Estocolmo bajó en proporciones alarmantes, al pasarse la mayoría de los inversores a trabajar en los mercados de Oslo y Londres.

Italia y Francia la tienen vigente y en España afectará con el 0,2% a cada compra venta de acciones de todas las empresas cotizadas cuya capitalización bursátil sea superior a mil millones. La deuda, tanto pública como privada, las salidas a bolsa y los derivados estarán exentos.

Afectará al rendimiento de los fondos de renta variable, encareciendo el acceso al mercado para los particulares. Por poner un ejemplo: la compra de veinte mil euros en acciones de Repsol, supondrían un impuesto de 40 euros en la compra, que habría que sumar a las habituales comisiones de intermediación y custodia del bróker, elevando considerablemente el coste de acercarse a la bolsa de valores.

Resumiendo: otra vuelta de tuerca recaudatoria, que puede ser la puntilla para un Ibex 35 ya de por si bastante tocado en lo que al volumen se refiere, que expulsará del mercado a multitud de pequeños inversores que arriesgan sus ahorros, intentando sacarle rentabilidad a su esfuerzo. Y que vamos a pagar, pese a las milongas que escuchen, las desgraciadamente cada vez menos familias, que seguimos teniendo en España capacidad de ahorro.

La apertura con hueco bajista, que sigue abierto complicando el escenario, oscilando la jornada entre el máximo en 10.050, y el mínimo del cierre en 9.931 puntos. Muy mal cierre por hacerlo marcando mínimos de la sesión, aunque es positiva por hacerlo respetando las referencias de control.

El aspecto técnico continúa prácticamente igual, al estar cada vez más cerca del objetivo de este movimiento que podemos situar en torno a los 10.200 puntos, en la parte alta del mismo rango lateral (9.600 – 10.200). Hay que destacar que durante la semana se ha conseguido no solamente un máximo anual en el Ibex 35, sino también un máximo histórico incluyendo dividendos con el cierre del miércoles en los 29.439,50 puntos.

La recomendación de carácter general sigue siendo la de MANTENER las posiciones ganadoras: los perfiles más inquietos mientras no perdamos la zona de los 9.750 o si no podemos con los 10.100 puntos. Los moderados y los conservadores mientras sigamos cerrando por encima de las zonas de los 9.560 y de los 9.350 puntos respectivamente.

Resumen semanal y repaso de los “cinco magníficos”

La semana (del 13 al 20 de febrero), finaliza con un avance de 21 puntos equivalentes a una ganancia del 0,21 %, dejando al IBEX 35 con una subida de 382, que suponen unas plusvalías del 4,00 % en lo que llevamos de ejercicio.

Telefónica: la publicación de resultados se ha llevado por delante todo lo ganado durante la última semana, respetando, afortunadamente, las mismas referencias de control. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 6,10 para los medioplacistas o no pierda  los 6,20 euros para los perfiles más inquietos.

Santander: la señal de fortaleza estaría actualmente ligada a la recuperación de los cuatro euros y mientras no se superen en cierre semanal, no me quedaría tranquilo. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 3,70 para los medioplacistas o no pierda  los 3,80 euros para los perfiles más inquietos.

BBVA: no termina de arrancar pese a la fortaleza que supone seguir cerrando por encima de sus soportes de referencia. Mantener mientras siga cerrando por encima de los cinco euros para los medioplacistas o no pierda los 5,10 para los perfiles más inquietos.

Iberdrola: Ha subido desde los seis a los once en año y medio casi sin darnos cuenta, añadiendo además jugosos dividendos. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 10,60 para los medioplacistas o no pierda los 10,90 euros para los perfiles más inquietos.

Repsol: el apoyo en la zona de soporte situada en torno a los 12,30, continúa siendo señal de entrada. Mantener mientras siga cerrando por encima de esa referencia.

Como siempre, feliz semana y mucha suerte en la bolsa y en la vida.

AVISO LEGAL: este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones. son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.