Ibexillo el loco

La cercanía de los diez mil, (máximo del miércoles 9.946), y una rápida subida superior al 6 % en apenas nueve sesiones, ha dejado tocado al Ibex 35 en plena cuesta de febrero, empezando a dar, pese a su fortaleza, los primeros síntomas de agotamiento. Esperemos que la pájara sea pasajera y se recupere a tiempo para seguir disfrutando de la fiesta. al menos mientras duren los cada vez más cercanos carnavales.

El volumen sigue brillando por su ausencia y a veces, da la impresión de que son las grandes casas de valores y los fondos que gestionan, los responsables tanto de las bajadas como de las subidas pronunciadas, cerrando cortos a mansalva y al no encontrar contrapartida, se produce el llamado “efecto chimenea”, que nos lleva a poder observar, por poner un ejemplo, a valores como Arcelor Mittal, que sin variar para nada sus fundamentales, ni sus resultados, ni los aranceles, ni nada, pueden pasar sin despeinarse desde 13,40 a 16,80 euros en apenas diez sesiones.

La bolsa se ha convertido con el paso del tiempo en una especie de Gran Casino abierto 24 horas, donde palabras como apostar o jugar empiezan a tener más sentido que invertir en lo que acciones se refiere, porque con los derivados al ser un juego de suma cero, todavía está más claro. Según datos de los intermediarios, poco más del 10 % de los que lo intentan consiguen terminar el año en positivo, por lo que puede decirse una vez más que la banca, en este caso el broker, sea o no creador de mercado, siempre gana. No va más. Hagan juego señores.

La apertura con hueco bajista, que sigue abierto complicando el escenario, oscilando la jornada entre el mínimo en 9.794 y el máximo en 9.910, para acabar cerrando en 9.909 puntos. Muy buen cierre por hacerlo en la cresta de la ola, respetando las referencias de control.

El aspecto técnico continúa prácticamente igual que en el último comentario, intentando consolidar el rango lateral (9.600 – 10.200), que seguirá siendo válido, siempre y cuando respetemos la zona de soporte, especialmente en cierre semanal.

La recomendación de carácter general sigue siendo la de MANTENER las posiciones ganadoras: los perfiles más inquietos mientras no perdamos la zona de los 9.630, (super inquietos 9.830), o si no podemos con los 9.950 puntos. Los moderados y los conservadores mientras sigamos cerrando por encima de las zonas de los 9.490 y de los 9.310 puntos respectivamente.

Resumen semanal y repaso de los “cinco magníficos”

La semana (del seis al trece de febrero), finaliza con un avance de 98 puntos equivalentes a una ganancia del 1,00 %, dejando al IBEX 35 con una subida de 360, que suponen unas plusvalías del 3,78 % en lo que llevamos de ejercicio.

Telefónica: no hay manera de derribar la muralla de los 6,30, que abriría el camino hacia cotas más altas. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 6,10 para los medioplacistas o no pierda  los 6,20 euros para los perfiles más inquietos.

Santander: con ganas de marcha, pero la cercanía de los cuatro euros ha frenado los avances. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 3,70 para los medioplacistas o no pierda  los 3,90 euros para los perfiles más inquietos.

BBVA: una vez superada la frontera de la tranquilidad de los 5,10, parece que ha entrado dinero con ganas de sacarle rentabilidad. Mantener mientras siga cerrando por encima de los cinco euros para los medioplacistas o no pierda los 5,20 para los perfiles más inquietos.

Iberdrola: una vez más…se recomienda sola, menuda marcha lleva. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 10,10 para los medioplacistas o no pierda los 10,50 euros para los perfiles más inquietos.

Repsol: pese al perfecto apoyo en los 12,30 de la última semana, no termina de encontrar su lugar en el mundo. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 12,60 euros.

Como siempre, feliz semana y mucha suerte en la bolsa y en la vida.

 

AVISO LEGAL: este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones. son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.