Objeto de deseo

Nuestra bolsa, tras meses de rumores y desmentidos ha recibido por fin una proposición de matrimonio, más bien de absorción, por parte de los suizos, ofreciendo una generosa oferta sobre la última cotización de BME, sin importarles para nada su delgadez y escaso volumen, al pensar tal vez que su mayor ventaja sea las puertas que abre de cara a operar en Europa y en las bolsas de los países de habla hispana.

Se comenta en los foros bursátiles que Euronext, la bolsa europea producto de la unión hace unos años de las de Amsterdam, Bruselas y París, podría intentar subir la oferta para frenar la expansión suiza y en esas estamos, a la espera de noticias y con BME cotizando casi dos euros por encima del precio de la OPA helvética.

Por lo demás, pocas novedades a destacar en una semana tediosa desde el punto de vista bursátil en lo que lo único destacable, aparte de la oferta mencionada, ha sido la de veces que nos hemos asomado al balcón del soporte, sin que ceda ni el suelo ni la barandilla, por lo que seguimos más o menos igual y cruzando los dedos para que no se hunda el andamio en la recta final del ejercicio.

La apertura con hueco bajista, que pese a ser reducido a su mínima expresión, continua abierto complicando el escenario, oscilando la jornada entre el máximo de los 9.223 y el mínimo de los 9.152, para acabar cerrando en los 9.214  puntos. Buen cierre por hacerlo por encima de la media de la sesión, respetando las referencias de control.

El aspecto técnico sigue igual, atrapados en el mismo rango lateral (9.200 - 9.600), en el que llevamos ya más de seis semanas y en el que parece ser que tanto los inversores como los operadores se sienten a gusto, pese a estar bastante claro que no tenemos fuerza ni dinero para seguir subiendo, pero tampoco caemos, estableciendo una especie de equilibrio inestable,

La recomendación de carácter general sigue siendo la de MANTENER las posiciones ganadoras: los perfiles más inquietos mientras no perdamos la zona de los 9.190 o si no podemos con los 9.260 puntos. Los moderados y los conservadores mientras sigamos cerrando por encima de las zonas de los 9.190 y de los 9.140 puntos respectivamente.

Resumen semanal y repaso de los "cinco magníficos"

La semana (del 14 al 21 de noviembre), finaliza con un avance de 41 puntos equivalentes a una ganancia del 0,44 %, dejando al IBEX 35 con un beneficio de 674, que suponen unas plusvalías del 7,89 % en todo lo que llevamos de ejercicio.

Telefónica: ahí está marcando el ritmo del baile a base de trompicones, pero sin perder la compostura. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 6,60 euros.

Santander: ha funcionado el apoyo en los 3,50, dando entrada para subirse a la cartera del tren. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 3,50 euros.

BBVA: sigue resistiendo al borde de su abismo particular escuchando rumores sobre posible compra del Sabadell. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 4,70 euros.

Iberdrola: intentó recuperar la cota de los nueve euros pero la salida de papel impidió el avance del precio en la cota de 8,98. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 8,60 o recuperación de los 8,90 euros.

Repsol: más o menos como el resto de los valores, encerrado en un rango muy estrecho y sin atreverse a definir, por lo que sus referencia no varían. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 14,30 o recuperación de los 14,70 euros.

Como siempre, feliz semana y mucha suerte en la bolsa y en la vida.

AVISO LEGAL: este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones. son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.