Sorpresa

Estábamos apenas digiriendo el resultado electoral, cuando el rápido acuerdo para la formación de un gobierno de coalición entre Sánchez e Iglesias dejó sorprendidos y descolocados tanto a los analistas como al público en general.

El abrazo del comedor, bien fuera para disimular los malos resultados de ambos al perder cantidades importantes tanto de votos como de escaños, o bien para adelantarse a la posible maniobra orquestada en la oscuridad de apoyo del Partido Popular con otro candidato que no fuera Sánchez, fue un golpe de efecto brutal del que todavía la mayoría no nos hemos recuperado.

La investidura, tiene todo el aspecto de poder salir adelante, al necesitar únicamente las abstenciones de los diputados de ERC en la segunda votación. Otra cosa será conseguir estabilidad, aprobar los presupuestos generales y negociar el día a día. Especialmente teniendo en cuenta que las directrices económicas vienen dictadas desde Bruselas y que pese a ser muchos de ellos antitaurinos, van a tener que lidiar con un recorte que los expertos cifran entre seis y siete mil millones de euros.

Respecto a la reacción de los mercados y pese a algunos titulares alarmistas de la prensa salmón, hay que tener en cuenta que durante las últimas jornadas el sector bancario, ya de por si tocado por el menor margen de beneficios en su negocio tradicional, ha sido fuertemente castigado en toda Europa, al anunciar algunos gigantes de Internet la posibilidad de empezar a hacerles la competencia empezando a dar servicios financieros.

Es decir que si tenemos en cuenta el último comentario y comparamos el resultado con el del resto de las bolsa europeas, estaríamos hablando de caídas superiores en el IBEX 35 en torno al 1 – 1,5 %, respecto al resto de los índices, que entraría dentro de lo razonable. Otra cosa es que si saliera el gobierno adelante y dependiendo de las medidas que fueran tomando, pudiera tener influencia sobre las cotizaciones de Bankia, inmobiliarias o constructoras por poner algunos ejemplos.

La apertura plana y con dudas, oscilando la jornada entre el máximo de los 9.216 y el mínimo de los 9.170, para acabar cerrando en los 9.173  puntos. Mal cierre por hacerlo marcando casi mínimos de la sesión, respetando por los pelos las referencias de control.

El aspecto técnico continúa prácticamente igual, al seguir encerrados dentro del mismo rango lateral (9.200 – 9.600), en el que llevamos atrapados, si no me he confundido al contar, la friolera de 27 sesiones. Evidentemente no es lo mismo estar en la parte baja que en la alta o media del peldaño, por el peligro que tiene la cercanía del abismo, aunque siempre podemos darle un pequeño filtro a la referencia de los 9.200 puntos.

La recomendación de carácter general sigue siendo la de MANTENER las posiciones ganadoras: los perfiles más inquietos mientras no perdamos la zona de los 9.170 o si no podemos con los 9.260 puntos. Los moderados y los conservadores mientras sigamos cerrando por encima de las zonas de los 9.170 y de los 9.140 puntos respectivamente.

Resumen semanal y repaso de los “cinco magníficos”

La semana (del siete al catorce de noviembre), finaliza con un retroceso de 274 puntos equivalentes a una pérdida del 2,90 %, dejando al IBEX 35 con un beneficio de 633, que suponen unas plusvalías del 7,42 % en todo lo que llevamos de ejercicio.

Telefónica: podemos dar por bueno el apoyo en los 6,70 al que me refería en el último comentario como señal de volver a incorporarlas en cartera, pero si Matilde no tira es difícil que el resto del mercado se anime. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 6,60 euros.

Santander: ha perdido sus dos zonas de soporte bajando en busca de apoyo al origen del último movimiento. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 3,50 o recuperación de los 3,70 euros.

BBVA: se está comportando algo mejor que su compañero de aventuras, pese a estar cada vez más cerca del borde del trampolín. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 4,70 euros.

Iberdrola: la pérdida de los psicológicos nueve euros no ha servido para frenar la salida de papel, dispuesto a no dejarse escapar la importante revalorización acumulada durante los últimos meses. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 8,60 o recuperación de los 8,90 euros.

Repsol: otro valor que no ha podido resistir con el cambio de euro y que pierde su referencia de los quince, que tanto trabajo le costó recuperar. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 14,30 o recuperación de los 14,70 euros.

Como siempre, feliz semana y mucha suerte en la bolsa y en la vida.

AVISO LEGAL: este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones. son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.