Cambio de ciclo

Iniciamos el segundo semestre con ganas de marcha y plusvalías, ayudados por los índices americanos que celebran su cuatro de julio marcando nuevos máximos anuales. Ajenos a los augurios de los analistas más pesimistas, que no se cansan de advertir sobre los peligros de los precios de algunos activos, que suben y suben como si se tratase de objetos deseados en la puja de una casa de subastas. Haciendo recordar la famosa frase atribuida a John F. Kennedy en la que decía: “La bolsa y sus acciones me recuerdan al juego de la cerilla, van pasando de mano en manos, hasta que al final el último se quema los dedos”.

Pero no seamos agoreros y disfrutemos de la fiesta mientras dure, que tiempo habrá para el llanto y crujir de dientes, sobre todo para todos aquellos inversores que arriesgan una parte de su patrimonio, que nunca debería superar el 30 %, en renta variable, bien a través de carteras auto gestionadas o bien invirtiendo en fondos supuestamente bien gestionados.

Mientras seguimos sin investidura y a casi nadie parece importarle, tal vez porque se demuestra una vez más, que el país sigue funcionando al margen de los políticos, especialmente en estos tiempos globalizados en las que las decisiones importantes vienen dictadas desde Bruselas y los representantes electos de todos los partidos se dedican a dar un espectáculo bochornoso, poniéndose únicamente de acuerdo para el reparto de prebendas y en sus subidas de sueldos.

La apertura, con un pequeño hueco de agotamiento, que fue cerrado a última hora, oscilando la jornada entre el mínimo de los 9.355 y el máximo del cierre en la cresta de la ola en los 9.401. Buen cierre por hacerlo casi en máximos (9.402) y respetando todas las referencias de control.

El aspecto técnico ha mejorado, al avanzar por el escalón superior en la escalera de la recuperación, camino de los 9.600 puntos, que pasaría a ser el objetivo de este movimiento, siempre y cuando sigamos respetando, especialmente al cierre semanal, la importante cota de los 9.200, que pasa a convertirse en el soporte de referencia que no deberíamos perder bajo ningún concepto, sin que vuelvan a encenderse las señales de alarma, de cara a respetar el período vacacional que tenemos, aquellos que puedan disfrutarlo, cada vez más cerca.

La recomendación de carácter general es la de MANTENER las posiciones ganadoras: los perfiles más inquietos mientras no perdamos la zona de los 9.310 o si no podemos con los 9.600 puntos. Los moderados y los conservadores mientras sigamos cerrando por encima de las zonas de los 9.240 y de los 9.200 puntos respectivamente.

Resumen semanal y repaso de los “cinco magníficos”

La semana (del 27 de junio al cuatro de julio), finaliza con un avance de 253 puntos equivalentes a un beneficio del 2,77 %, dejando al IBEX 35 con una ganancia de 861, que suponen unas plusvalías del 10,08 % en lo que llevamos de ejercicio.

Junio terminó con una subida del 2,16 % y el segundo trimestre cayendo el 0,45 %

Telefónica: parece que tiene ganas de volver a probar la zona de resistencia situada en torno a los 7,60, veremos si es capaz de superarla. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 7,20 para los medioplacistas o no pierda los 7,30 euros para los perfiles más inquietos.

Santander: por fin se anima a derribar la muralla de los 4,10, esperemos que no vuelva atrás ni para recoger los cascotes. Mantener mientras siga cerrando por encima de los cuatro euros para los medioplacistas o no pierda los 4,10 para los perfiles más inquietos.

BBVA: aguantó en los 4,90, pese a sufrir más de uno un ataque de nervios y parece que tiene ganas de volver a jugar al “cinquillo”. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 4,90 para los medioplacistas o no pierda los cinco euros para los perfiles más inquietos.

Iberdrola: lo está haciendo muy bien en lo que llevamos de ejercicio y es normal que se tome un respiro, cediendo el testigo a otros corredores. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 8,50 o recuperación de los 8,80 euros.

Repsol: intentando recuperar su zona de referencia superior, pero cada vez que lo intenta, la avalancha de papel consigue derribar el listón. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 13,40 o recuperación de los 13,80 euros.

Como siempre, feliz semana y mucha suerte en la bolsa y en la vida.

AVISO LEGAL: este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones, son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.