Draghi cogió su misil

Las palabras de Draghi en su intervención del miércoles dieron alas a las cotizaciones ayudando a salir del atasco en el que llevaban algunas sesiones. El problema es que ha durado poco la alegría en la casa del pobre inversor. Tipos de interés cercanos a cero y rentabilidad negativa en muchos de los plazos temporales de los bonos, hacen que ahorrar, pese a las recomendaciones del Banco de España, empiece a considerarse una actividad de riesgo.

A este paso los bancos, no contentos con intentar sanear sus balances a base de cobrarnos comisiones cada vez más elevadas y abusivas, van a acabar por cobrarnos por dejar el dinero a plazo fijo, haciendo buena la frase de Margaret Thatcher cuando decía que…”la inflación era la ladrona invisible de aquellos que conseguían ahorrar”

En cualquier caso estamos ante un inicio de verano interesante, con el Ibex intentando definir el siguiente movimiento, y con muchos frentes abiertos, por lo que habrá que ser muy prudente y selectivo. Ya que, vemos como hay sectores y empresas que no paran de subir, mientras otras, como puede ser la banca mediana, no paran de bajar. Por tanto, hay que saber elegir, para no llevarnos sorpresas, sobre todo si somos de los que sabemos como suele terminar la estadística del reparto del medio pollo.

La apertura con hueco alcista, que fue cerrado, oscilando la jornada entre el mínimo en 9.204 y el máximo en 9.292, para acabar cerrando en los 9.208 puntos. Mal cierre por hacerlo casi en mínimos de la sesión, aunque positivo por seguir respetando las referencias de control.

El aspecto técnico continúa prácticamente igual, ya que estamos intentando escalar por el rango lateral (9.200 – 9.600), aunque la cota de los 9.300 puntos se ha convertido en un hueso duro de roer. La clave sigue estando en respetar la importante zona de los 9.200, que no ha dejado de ser la referencia de control más cercana e importante.

La recomendación de carácter general sigue siendo la de MANTENER las posiciones ganadoras: los perfiles más inquietos mientras no perdamos la zona de los 9.200 o si no podemos con los 9.370 puntos. Los moderados y los conservadores mientras sigamos cerrando por encima de las zonas de los 9.200 y de los 9.060 puntos respectivamente.

Resumen semanal y repaso de los “cinco magníficos”

La semana (del 13 al 20 de junio), finaliza con un retroceso de 39 puntos equivalentes a una pérdida del 0,39 %, dejando al IBEX 35 con una ganancia de 669, que suponen unas plusvalías del 7,83 % en lo que llevamos de ejercicio.

Telefónica: ha descontado con mucha dignidad un dividendo de veinte céntimos que llegó a recuperar prácticamente en su totalidad, demostrando fortaleza pese a seguir haciendo equilibrios en su zona de soporte, que he ajustado nuevamente. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 7,20 para los medioplacistas o no pierda los 7,30 euros para los perfiles más inquietos

Santander: 4,10 sigue siendo su primera meta volante pendiente, aunque no hay mayor problema mientras siga respetando la referencia de control. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 3,90 para los medioplacistas o no pierda los cuatro euros para los perfiles más inquietos..

BBVA: poco que añadir respecto al último comentario, que dejo sin modificar: “haciendo equilibrios para no perder el cercano soporte de los 4,90, último clavo ardiendo en el que sujetarse”. Mantener mientras los siga respetando al cierre semanal.

Iberdrola: realizando durante algunos instantes “la prueba del nueve” provocando la salida de papel ante las importantes plusvalías acumuladas. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 8,80 para los medioplacistas o no pierda los 8,90 euros para los perfiles más inquietos.

Repsol: he ajustado sus referencias debido a los cincuenta céntimos de dividendos que está descontado vía derechos . Mantener mientras siga cerrando por encima de los 13,80 euros.

Como siempre, feliz semana y mucha suerte en la bolsa y en la vida.

AVISO LEGAL: este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones, son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.