Simulacro de incendio

Vuelve el miedo a los mercados y los inversores entrenan la evacuación ordenada de sus posiciones en renta variable. Es uno de los inconvenientes de los rangos estrechos, que suelen dar muchas señales falsas de entrada, para desesperación de los que trabajamos a muy corto plazo y jolgorio de los brókeres que ven como crecen los ingresos por sus comisiones de compra venta. Por eso a veces dan ganas de fijarse únicamente en los cierres semanales, destinando el tiempo y la energía que supone estar todos los días pendientes de las cotizaciones a actividades más gratificantes y provechosas.

El escenario está revuelto y aunque estamos tan cerca de los árboles que sea difícil ver el bosque, y el filtro del soporte de los 9.200, pueda extenderse sin mucho problema hasta los nueve mil, no se nota ninguna fuerza en el fondo del mercado. El volumen escasea y a veces da la impresión de que cada vez que llegamos a una zona de resistencia la salida de papel estuviera controlada para llevarnos de nuevo hasta la zona de soporte, donde la entrada de dinero frena la caída y otra vez vuelta a empezar, empujando la rueda del hámster en un mercado lateral que está quemando cada vez a los pequeños inversores, que poco a poco van arrojando la toalla para dejar sus ahorros a través de fondos, en manos de profesionales.

A ver si ahora con la formación del nuevo Gobierno y el problema de las pensiones, se le ocurre a alguno, la posibilidad de crear cuentas de ahorro personales, con las mismas ventajas tanto fiscales como operativas de los fondos, para que así pueda compensar de alguna manera la gestión personalizada de las mismas. Ya que no parece tener mucho sentido, siendo además un agravio comparativo, que puedas cambiar de fondo a fondo sin penalización fiscal salvo cuando hagas algún reintegro. Y sin embargo debas tributar cada vez que vendes acciones con plusvalías, aunque el dinero no salga de esa cuenta y se utilice para la operación siguiente.

La apertura con hueco bajista, que sigue abierto complicando el escenario, oscilando la jornada entre el mínimo en 9.098 y el máximo en 9.186, para acabar cerrando en los 9.114 puntos. Mal cierre por hacerlo por debajo de la media de la sesión, alejado de las referencias de control.

El aspecto técnico ha vuelto a complicarse al habernos deslizado al escalón inferior (8.800 – 9.200), aunque los mínimos mensuales del día trece, en 9.025, pueden servirnos todavía como la cota a vigilar más cercana.

La recomendación de carácter general ha pasado a ser la de LIQUIDEZ, o cortos los que los trabajan, salvo apoyo en la zona de los 9.020 o recuperación de los 9.220, confirmados en los 9.230 puntos.

Resumen semanal y repaso de los “cinco magníficos”

La semana (del 16 al 23 de mayo), finaliza con un retroceso de 190 puntos equivalentes a una pérdida del 2,05 %, dejando al IBEX 35 con una ganancia de 574, que suponen unas plusvalías del 6,72 % en lo que llevamos de ejercicio.

Telefónica: está aguantando manteniendo el tipo, pese a las dificultades para recuperar los 7,30, anterior zona de soporte transformada ahora en resistencia. Debido a la cercanía, ha cerrado en 7,184, dejo sus referencias sin modificar. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 7,10 para los medioplacistas o no pierda los 7,20 euros para los perfiles más inquietos.

Santander: en caso de perder los cuatro euros, complicaría todavía más su escenario. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 3,90 o recuperación de los 4,10 euros.

BBVA: otro que tal baila, pero un euro más arriba. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 4,90 o recuperación de los 5,10 euros.

Iberdrola: el único de los cinco que progresa adecuadamente, incluso en medio de la “tormenta eléctrica”. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 8,10 para los medioplacistas o no pierda los 8,20 euros para los perfiles más inquietos.

Repsol: excesivamente afectado por las bruscas variaciones del precio del petróleo. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 14,30 para los medioplacistas o no pierda los 14,40 euros para los perfiles más inquietos.

Como siempre, feliz semana y mucha suerte en la bolsa y en la vida.

AVISO LEGAL: este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones, son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.