Bloqueo electoral

La bolsa se toma un respiro, pendiente del incierto resultado de las elecciones del próximo domingo, recogiendo parte de los importantes beneficios acumulados en lo que llevamos de ejercicio. Hay que tener en cuenta, que casi siempre el primer lunes, después de contar los votos, suelen ser jornadas bajistas, dependiendo la magnitud de las caídas de las dificultades para formar Gobierno, más en esta nueva etapa en la que las mayorías absolutas parecen definitivamente olvidadas en el baúl de los recuerdos y sumar 176 debería ser cuestión de como mínimo dos o tres formaciones.

Decía Groucho Marx en una de las geniales frases que nos dejó para la posteridad que: “La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados”. Frase que sigue siendo muy actual, especialmente con algunos temas delicados, aunque habría que extenderse bastante, alejándonos del asunto que nos ocupa.

Y hablando de frases, una de las que definen mejor el triste panorama actual, donde los políticos en los debates se lanzan barro y blablablas, haciendo caso omiso a las preguntas de los moderadores y a los intereses y problemas de los ciudadanos que dicen representar. Ignorando temas tan importantes como el paro sistémico en niveles superiores al 14 %, muy por encima de la media europea, o la impagable Deuda de alrededor del 100 % del PIB. Es el lapsus revelador que tuvo Albert Rivera al dirigirse a Pedro Sánchez diciendo: “¿Ya ha acabado usted de mentir? Ahora me toca a mí.

La apertura plana y con dudas, oscilando la jornada entre el mínimo de los 9.421 y el máximo en los 9.503, para acabar cerrando en 9.501. Muy buen cierre por hacerlo marcando casi el máximo de la sesión respetando todas las referencias de control.

El aspecto técnico continúa fuerte y alcista, pese a los últimos recortes y a la dificultad para continuar marcando nuevos máximos anuales. La superación de la cota de los 9.580 – 9.620 abriría el camino hacia los 10.200. Mientras que un nuevo fracaso en el intento, debería llevarnos a buscar apoyo en torno a los 9.240 – 9.200 puntos, por ser el origen del último movimiento.

La recomendación de carácter general sigue siendo la de MANTENER las posiciones ganadoras: los perfiles más inquietos mientras no perdamos la zona de los 9.400 o si no podemos con los 9.600 puntos. Los moderados y los conservadores mientras sigamos cerrando por encima de las zonas de los 9.310 y de los 9.220 puntos respectivamente.

Resumen semanal y repaso de los cinco magníficos.

La semana (del 18 al 25 de abril), finaliza con un retroceso de 81 puntos equivalentes a una bajada del 0,84 %, dejando al Ibex 35 con una ganancia de 961 equivalentes a unas plusvalías del 11,26 % en lo que llevamos de ejercicio.

Telefónica: la pérdida de los 7,50 ha vuelto a complicar su escenario, bajando a buscar apoyo en torno a los 7,30 donde tiene una zona importante de soporte. Mantener mientras no los pierda.

Santander: la imposibilidad de romper los 4,60 – 4,65, le está haciendo volver lentamente a la zona de los 4,30 donde está situada su soporte más cercano. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 4,30 para los medioplacistas o no pierda los 4,40 para los perfiles más inquietos.

BBVA: siguiendo, como suele ser habitual, los movimientos de su colega cántabro pero un euros más arriba. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 5,30 euros.

Iberdrola: la publicación de unos magníficos resultados le ha llevado a derribar con ganas la barrera del ocho. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 7,90 para los medioplacistas o no pierda los 8,10 euros para los perfiles más inquietos.

Repsol: incapaz de romper los 15,30, baja a la zona de los 14,80 euros, (mínimo intradía 14,67), donde se la juega. Mantener mientras no los pierda.

Como siempre, feliz semana y mucha suerte en la bolsa y en la vida.

AVISO LEGAL: este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones, son simples referencias para que cada uno tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.