Paquí pallá

Sigue el mercado dando bandazos sin terminar de animarse a finalizar el último movimiento. Mientras la política nacional empieza a tomar una deriva peligrosa, no solo por elevar el tono cada vez más agresivo del lenguaje, sino por competir escandalosamente por ver quien se sitúa más a la derecha y tiene la bandera más grande, en un país cainita de terribles recuerdos, donde al parecer todos somos muy demócratas, siempre y cuando ganen los nuestros.

Nuestro bolsín, al que nada externo le es ajeno, no termina de encontrar el rumbo y empieza a dar algunos síntomas de agotamiento. Algo que no debería de extrañarnos, sobre todo si tenemos en cuenta el espectacular arranque de la temporada de invierno, con una cuesta de enero, que nos ha dejado de media, unas revalorizaciones superiores al 6 %, a las que habría que añadir los jugosos dividendos abonados por gran número de empresas.

La publicación de resultados de las compañías cotizadas ha seguido avanzando, justificando en la mayoría de los casos los niveles actuales de los precios y ayudando en el resto, a llegar hasta las zonas de soporte o de resistencia más cercanas, en función de que hayan sido mejores o peores de lo esperado por el consenso de los analistas del mercado.

La apertura con hueco bajista, que sigue abierto, pese a haber sido reducido a solo dos puntos, oscilando la jornada entre el máximo en 9.098 y el mínimo del cierre en 8.938 puntos. Mal cierre por hacerlo marcando el mínimo de la sesión, respetando por los pelos algunas de las referencias de control.

La recomendación de carácter general sigue siendo la de MANTENER las posiciones ganadoras:  los perfiles más inquietos mientras no perdamos la zona de los 8.940 o si no podemos con los 9.100 puntos. Los moderados y los conservadores mientras sigamos cerrando por encima de las zonas de los 8.940 y de los 8.860 puntos respectivamente.

El escenario técnico continúa prácticamente igual, sin ser capaces de romper la zona de resistencia situada en torno a los 9.200, pero sin perder tampoco las de soporte en las que tenemos dos referencias muy claras, una cercana en los 8.940 y otra algo más alejada sobre los 8.860 puntos.

Resumen semanal y repaso de los “cinco magníficos”.

La semana, (del 31 de enero al siete de febrero), finaliza con un retroceso de 118  puntos, que suponen una pérdida del 1,31 %, dejando al IBEX 35 con una subida de 398, equivalentes a una plusvalía anual del 4,67 %.

Telefónica. No termina de definir, al igual que la mayoría de los valores del mercado. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 7,30 o recuperación de los 7,50 euros.

Banco de Santander. Ha intentado, sin éxito recuperar la cota de los 4,10 para seguir avanzando, bajando en busca de apoyo a la zona del último soporte. Liquidez salvo apoyo en la zona de los cuatro euros o recuperación de los 4,10 euros.

BBVA. Tiene problemas para ir más allá de los 5,20, volviendo al origen del último movimiento. Liquidez salvo apoyo en la zona de los cinco euros o recuperación de los 5,10.

Iberdrola. Sigue siendo el más fuerte del club de los cinco. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 7,10 para los medioplacistas o no pierda los 7,20 euros para los perfiles más inquietos.

Repsol. Ha llegado hasta la zona de resistencia situada en torno a los 15,30 – 15,40 y le cuesta mucho esfuerzo seguir yendo más allá. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 14,90 para los medioplacistas o no pierda los quince euros para los perfiles más inquietos.

Como siempre, feliz semana y mucha suerte en la bolsa y en la vida.

AVISO LEGAL: Este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones, son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.