Regreso al pasado

El ibex 35 se apunta a la moda retro, recuperando los niveles perdidos durante el último trimestre del pasado año. Intentando subirse al famoso y aburrido rango lateral situado entre los 8.800 y los 9.200 puntos, donde parece ser que la mayoría de los participantes en la timba se encuentran a gusto.

Casi todos los gestores e inversores siguen lamiéndose las heridas de 2018, donde se pueden contar con los dedos de una mano, aquellos que han terminado el ejercicio en positivo, y donde haberlo finalizado con pérdidas entre el 3 y el 6 %, puede considerarse un triunfo, dentro de aquel refrán que decía: “mal de muchos consuelo de tontos”.

Es lo que tiene volver a poner los contadores a cero, que aunque no se recuperen las pérdidas acumuladas ayuda a animar el escenario, pese a que la botella siga estando medio vacía, ya que la mayoría de los frentes continúan abiertos.  Los gurús económicos debaten entre si estamos ante las puertas de una recesión o si simplemente es una desaceleración del crecimiento económico sin mayores consecuencias.

Respecto a las últimas caídas de diciembre y la recuperación posterior de enero, tampoco parece que haya acuerdo. Hay quien dice que la caída fue provocada por los robots que cada vez en mayor medida controlan las órdenes lanzadas al mercado, y que una vez perdidas las zonas de soporte, se acrecentaron las ventas. Otros piensan que las últimas subidas pueden ser debidas al cierre masivo de posiciones cortas, produciendo al no encontrar contrapartida, el llamado efecto chimenea con espectaculares subidas, especialmente en aquellos valores con pocas acciones a la venta, produciendo el cierre de posiciones por lo mejor.

El caso es que en esas estamos, sin que llueva a gusto de todos, y en un mercado nacional especialmente quemado en el que muchos inversores, cansados de perder, empiezan a probar fortuna en otras bolsas, vía fondos o directamente a través de sus brókeres, para intentar conseguir, pese a las comisiones más elevadas, rentabilidades más satisfactorias para sus ahorros.

La apertura con hueco bajista, que fue cerrado, oscilando la jornada entre el mínimo en 8.784, para acabar cerrando en 8.856 puntos. Muy buen cierre por hacerlo en la cresta de la ola, marcando el máximo de la sesión y respetando todas las referencias de control.

La recomendación de carácter general continúa siendo la de MANTENER las posiciones ganadoras:  los perfiles más inquietos mientras no perdamos la zona de los 8.750 o si no podemos con los 8.920 puntos. Los moderados y los conservadores mientras sigamos cerrando por encima de las zonas de los 8.730 y de los 8.630 puntos respectivamente.

El escenario técnico ha mejorado notablemente, al haber ido subiendo poco a poco, superando resistencias sin perder soportes que es la mejor manera de dar continuidad a las pequeñas tendencias del mercado. La superación de la cota de los 8.720, sin perder los 8.510, abrió el camino hacia los 8.810, que es donde nos la jugamos, por haber recuperado el famoso rango mencionado (8.800 – 9.200) en el que ojalá nos entretengan durante la cuesta de enero.

Resumen semanal y repaso de los “cinco magníficos”.

La semana, (del  tres al diez de enero), finaliza con una avance de 333  puntos, que suponen una ganancia del 3,91 %, dejando al IBEX 35 con una subida de 317, equivalentes a una plusvalía anual del 3,71 %.

Telefónica. Parece que tiene ganas de acercarse a la cota de los ocho euros, donde ha sido rechazada en sus últimos intentos. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 7,40 para los medioplacistas o no pierda los 7,60 euros para los perfiles más inquietos.

Banco de Santander. Ha recuperado la zona de los cuatro euros con muchas ganas. Mantener mientras siga cerrando por encima de los cuatro euros para los medioplacistas o no pierda los 4,20 para los perfiles más inquietos.

BBVA. Rebotando con fuerza desde los 4,60 donde la entrada de dinero frenó, afortunadamente, la salida de papel. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 4,70 para los medioplacistas o no pierda los 4,90 para los perfiles más inquietos.

Iberdrola. Consiguió superar la resistencia de los siete euros, para volver a bajar al descontar los quince céntimos del dividendo. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 6,80 para los medioplacistas o no pierda los 6,90 euros para los perfiles más inquietos.

Repsol. Rebotando con ganas hacia los quince euros. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 14,40 para los medioplacistas o no pierda los 14,60 euros para los perfiles más inquietos.

Como siempre, feliz semana y mucha suerte en la bolsa y en la vida.

AVISO LEGAL: Este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones, son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.