Inocente, inocente

Jornada y media para finalizar un ejercicio horroroso para la mayoría de los ahorradores, en unas navidades que están resultando más rojas que los langostinos o el traje del cada vez más arraigado Papá Noel.

Dan ganas de escribir un cuento de Navidad sobre un hombre muy trabajador con capacidad de ahorro, que invirtió en Sofico, (si los más jóvenes no le recuerdan fue una de las estafas más sonadas del franquismo), pasando por Gescartera, Forum Filatélico, Partipaciones Preferentes, bonos subordinados, terminando con unas acciones del Banco Popular y un fondo referenciado al Ibex 35.

El problema es que tanto en nuestra librería del barrio como en el catálogo de descargas del ebook, tendríamos que buscarlo en la sección de terror. Nadie debería extrañarse después cuando se escuchan quejas sobre la poca capacidad de ahorro de los españoles y la especial devoción por hacerlo en el ladrillo, pero tiene su lógica al formar parte de la sabiduría popular, sobre todo para aquellos que disfrutan de una segunda residencia o tienen hijos a los que ayudar.

En renta variable, suelo responder siempre que me preguntan, no debe invertirse más del 30 % del total de nuestro patrimonio, especialmente si has superado los cincuenta, y empiezas a estar por pura estadística más cerca del final que del principio y evidentemente tienes que ser conservador, en el sentido de intentar conservar lo que normalmente te ha costado tanto esfuerzo conseguir.

La apertura con hueco alcista, que fue cerrado, oscilando la jornada entre el máximo de los 8.557 y el mínimo en 8.286, para acabar cerrando en 8.363 puntos. Mal cierre por hacerlo por debajo de la media de la sesión, marcando un nuevo mínimo anual.

La recomendación de carácter general ha pasado a ser la de LIQUIDEZ, o cortos los que los trabajan, salvo recuperación de la zona de los 8.610 puntos.

El escenario técnico continúa muy complicado, al haber caído en el pozo de los 9.560 puntos. Referencia que marcaba estampida, con el problema añadido que al haberse quedado la mayoría de los gestores y pequeños inversores pillados, es difícil encontrar liquidez, que facilite la recuperación de los precios y cualquier rebote, por pequeño que sea, es aprovechado por los que lo han pasado mal, para salir corriendo con muy buen criterio.

Resumen semanal y repaso de los “cinco magníficos”.

La semana, (del 20 al 27 de diciembre), finaliza con una bajada de 233 puntos, que suponen una pérdida del 2,71 %, dejando al IBEX 35 con una caída de 1.680, equivalentes a una minusvalía anual del 16,73 %.

Telefónica. El apoyo en la zona de los 7,30 (mínimo intradía en 7,22, ha sido señal de entrada. Mantener mientras no los pierda.

Banco de Santander. Perder los 3,90 complica todavía más su escenario.  Liquidez salvo apoyo en la zona de los 3,70 o recuperación de los 3,90 euros.

BBVA. Rara es la semana en la que el comentario del banco de origen cántabro es diferente al vasco, con razón les llaman “los gemelos”.  Liquidez salvo apoyo en la zona de los 4,50 o recuperación de los 4,60 euros.

Iberdrola. Uno de los pocos, por no decir el único, que se está librando del desastre. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 6,80 euros.

Repsol. La riada se ha llevado por delante, al igual que en la mayoría de los valores, el trabajo de muchos meses, menos mal que sólo se pierde dinero, aunque algunos apuesten también el sueño y la salud .  Liquidez salvo apoyo en la zona de los 13,60 o recuperación de los 14,10 euros.

Feliz Año 2019.

AVISO LEGAL: Este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones, son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.