La jaula pendular

No hay manera de romper los barrotes de la jaula pendular en la que nos hemos quedado encerrados, moviéndonos desde hace ya la friolera de veinticuatro sesiones entre el soporte de los 8.800 y la resistencia de los 9200 puntos, para desesperación de los gestores y ahorradores que invierten a medio plazo. Y no digamos de los aficionados del intradía que en lugar de ir surfeando de ola en ola, ganando tacita a tacita, observan horrorizados como acaban yendo en la mayoría de los casos, de revolcón en revolcón, porque no hay manera de combatir contra los programadores de los robots, que cada vez en mayor MEDIDA dominan el mercado.

Parecía que el buen comportamiento de los índices en Wall Street tras las palabras del nuevo presidente de la FED Jerome Powell, iban a servir para ayudar a derribar la muralla de los 9.200, pero ha sido llegar a tocar los 9.199, para que las las toneladas de papel hayan conseguido llevar los precios al origen del último movimiento.

La situación continúa complicada, sin que terminen de despejarse ninguno de los nubarrones a los que nos hemos referido en las últimas ocasiones. Las elecciones de Andalucía con las derechas cada vez más divididas y con Susana y Teresa a la greña para no ser menos, invitan a pensar en la dificultad que supondrá formar Gobierno. Anticipando lo que puede suceder a nivel nacional cuando llegue el momento y aunque tengamos experiencia en ello, parece evidente que la inestabilidad política sigue siendo uno de los factores de riesgo que más valoran los gestores internacionales para infraponderar la renta variable española en sus carteras.

La apertura con hueco alcista. que fue cerrado, oscilando la jornada entre el máximo de los 9.199 y el mínimo en 9.080, para acabar cerrando en 9.098 puntos. Mal cierre por hacerlo por debajo de la media de la sesión, aunque positivo por seguir respetando las referencias de control.

La recomendación de carácter general sigue siendo la de MANTENER las posiciones ganadoras: Los inquietos mientras no perdamos la zona de los 9.040 o si no podemos con los 9.230 puntos. Los moderados y los conservadores mientras sigamos cerrando por encima de las zonas de los 9.020 y de los 8.920 puntos respectivamente.

El escenario técnico, pese a seguir dentro del  mismo rango, ha mejorado, al volver a intentar derribar la muralla de los 9.200, buscando apoyo en los nueve mil, que se han convertido en soporte intermedio de control y finalizar noviembre en la parte alta del aburrido movimiento.

Da la impresión de que salvo alguna importante ayuda exterior, tipo nuevo referéndum sobre el Brexit o noticia similar que ayude a derribar la fortaleza de los 9.200 – 9.230, podemos finalizar el ejercicio encerrados dentro del mismo movimiento lateral en el que al parecer algunos grandes gestores deben sentirse muy cómodos.  Resumen semanal y repaso de los “cinco magníficos”.

La semana, (del 22 al 29 de noviembre), finaliza con una subida de 193 puntos, que suponen una ganancia del 2,16 %, dejando al IBEX 35 con una bajada de 945, equivalentes a una minusvalía anual del 9,41 %.

Telefónica. La ruptura de los 7,50, le ha dado alas y ahora se la juega contra la resistencia situada entre aproximadamente los 7,90 y los 8,10 euros. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 7,50 para los medioplacistas o no pierda los 7,70 euros para los perfiles más inquietos.

Banco de Santander. Intentando con mucho miedo recuperar la cota de los 4,20 euros. Mantener mientras siga cerrando por encima de ella.BBVA. Jugando al “tiqui taca” entre los 4,90 y los 5,10, céntimo arriba, céntimo abajo, pero incapaz de dar nada más de sí. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 4,90 euros.

Iberdrola.  La zona de los 6,70 – 6,80 empieza a ser señal para ir haciendo caja. Al fin y al cabo la última subida desde los 5,90 – 6,00 ha sido tan rápida como efectiva. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 6,40 para los medioplacistas o no pierda los 6,60 euros para los perfiles más inquietos.

Repsol. La caída del precio del petróleo le pasa factura y de hecho ha bajado a probar la antigua zona de soporte situada en torno a los 14,80, desde donde ha rebotado hoy mismo con mucha fuerza. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 14,90 para los medioplacistas o no pierda los 15,10 euros para los perfiles más inquietos.

Como siempre, feliz semana y mucha suerte en la bolsa y en la vida.

AVISO LEGAL: Este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones, son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.