Sentenciados

La sentencia del Tribunal Supremo dictando que son los bancos y no sus clientes, los que deben hacerse cargo de los gastos de los actos jurídicos documentados de las hipotecas, ha sido la disculpa para soltar papel a mansalva, sin pararse a pensar que la banca siempre gana y aunque pierdan en este caso puntual, estoy convencido que acabarán encontrando la manera, vía comisiones o aumentando el tipo de interés de los préstamos, para acabar recuperando lo perdido, que a falta de cuantificar y pese a que seguramente vaya a suponer una cifra importante, no justifica en ningún modo caídas superiores al 6 % en la capitalización bursátil de algunas de las entidades afectadas.

En cualquier caso, los mercados y especialmente nuestro bolsín, empieza a parecerse cada vez más a un gran casino, más que a un lugar de encuentro entre ahorradores y empresas con necesidades de financiación, que se supone fue el origen de las bolsas de valores.

Si nos fijamos en el sector de los llamados productos derivados, el problema es todavía mayor, ya que en lugar de utilizarse como cobertura de las carteras; son muchos los que los utilizan para "especular" y entre el apalancamiento y la ilusión de multiplicar rápidamente el dinero invertido, incluyendo elevadas dosis de ludopatía; la realidad es que la mayoría de las cuentas pequeñas y bastantes de las grandes, acaban siendo cerradas por el broker de turno, al quedarse sin saldo, tras la correspondiente "margin call".

La apertura con muchas dudas, que la noticia de la sentencia ayudó a disipar, oscilando la sesión entre el mínimo en 8.887 y el máximo en 9.063, para acabar cerrando en 8.889. Muy mal cierre por hacerlo marcando casi el mínimo de la sesión, alejado de las referencias de control.

El escenario técnico continúa en plan "mírame y no me toques" y pese a que parezca que hemos podido hacer el suelo de octubre, no me quedaría tranquilo hasta que tengamos alguna señal de confirmación, que de momento no se ha producido.

La recomendación de carácter general sigue siendo la de LIQUIDEZ, o cortos los que trabajan los dos lados del mercado, salvo apoyo en la zona de mínimos anuales en los 8.840, siempre que no se pierdan, o esperar a la recuperación de los 9.030 puntos.

Resumen semanal y repaso de los "cinco magníficos".

La semana, (del 11 al 18 de octubre), finaliza con un recorte de 118 puntos, que suponen una pérdida del 1,31 %, dejando al IBEX 35 con una bajada de 1.154, equivalentes a una minusvalía anual del 11,49 %.

Telefónica. Vamos a dar por válida su referencia de soporte, pese a cerrar unos céntimos más abajo (6,875). Mantener mientras siga cerrando por encima de los 6,90 euros.

Banco de Santander. Descuenta la ampliación del dividendo, además como a todo el sector le ha crujido la publicación de la sentencia. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 4,10 o recuperación de los 4,20 euros.

BBVA. Ha sido el que mejor ha aguantado el chaparrón, llegando casi al límite, veremos si funciona y cumple su función. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 5,10 euros.

Iberdrola. Parecía que se despeñaba por el barranco de los cinco llegando a marcar un precio de intradía muy cercano a los 5,93, para rebotar con fuerza, recuperando su referencia en los 6,10. Mantener mientras no los pierda al cierre semanal.

Repsol. Otro valor, que afectado por el precio del petróleo ha bajado un escalón. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 15,80 o recuperación de los 16,30 euros.

Como siempre, feliz semana y mucha suerte en la bolsa y en la vida.

AVISO LEGAL: Este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones, son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.