Octubre rojo

No es la revolución aunque pueda parecerlo y las cotizaciones se derrumban arrastradas por las órdenes de venta que no encuentran contrapartida. El mercado desde este verano no barruntaba nada bueno y el recorte en la bolsa americana tras meses de subidas en las que se lograban nuevos máximos históricos prácticamente sesión tras sesión, ha sido el detonante para contagiar a la vieja Europa y especialmente a nuestro bolsín, al ser uno de los más débiles por las razones comentadas durante estas últimas semanas.

Sube el SMI a 900 euros, lo que no está nada mal, siempre y cuando siga controlada la inflación. A ver si al final los asalariados van a ver aumentar sus sueldos mientras disminuye su capacidad de compra, por lo que aprovecho para volver a poner una de mis frases favoritas, de entre las que nos dejó la nada sospechosa de izquierdismo Margaret Thatcher... "La inflación es la madre del paro y la ladrona invisible de los ahorradores".

Mientras el Ibex atrapado en el túnel del tiempo, marca mínimos anuales, volviendo a los niveles de 2016, aunque intentando ser justos y para que las cuentas salieran perfectas tendríamos que sumar los dividendos abonados durante estos dos años descontando la inflación.

Resumiendo, que si la capacidad de ahorrar empieza a ser un privilegio en un país con una parte importante de su población en riesgo de pobreza y con problemas importantes para llegar a fin de mes. Las aproximadamente ocho millones de familias que pueden hacerlo empiezan a plantearse si vale la pena. Me refiero únicamente a la rentabilidad obtenida, dejando de lado los Fórum Filatélicos, las Participaciones Preferentes, los accionistas del Banco Popular y el resto de estafas, tanto las pasadas, como las que vendrán.

La apertura con hueco bajista, que sigue abierto, complicando el escenario, oscilando la sesión entre el mínimo en 8.970 y el máximo en 9.121, para acabar cerrando en 9.007. Mal cierre por hacerlo casi en mínimos de la sesión y alejados de las referencias de control.

El escenario técnico continúa cada vez más deteriorado y encontrar suelo se ha convertido en una tarea de las más ingratas, principalmente por la cantidad de órdenes fallidas que se están dando.

Igual es mejor seguir al margen, al menos hasta que el mercado, con su habitual generosidad, sea capaz de enviarnos alguna señal de suelo, en la que poder atrevernos de nuevo a entrar intentando recomponer las maltrechas y pilladas carteras.

La recomendación de carácter general sigue siendo la de LIQUIDEZ, o cortos los que trabajan los dos lados del mercado, salvo apoyo en la zona de mínimos anuales en los 8.970, siempre que no se pierdan, o esperar a la recuperación de los 9.240 puntos.

Resumen semanal y repaso de los "cinco magníficos".

La semana, (del 4 al 11 de octubre), finaliza con un recorte de 307 puntos, que suponen una pérdida del 3,29 %, dejando al IBEX 35 con una bajada de 1.036, equivalentes a una minusvalía anual del 10,31 %.

Telefónica. Menos mal que ha conseguido al final, sujetarse en la frontera de los siete euros, porque su pérdida nos hubiera empujado sin remedio por la catarata de los nueve mil. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 6,90 para los medioplacistas o no pierda los siete euros para los perfiles más inquietos.

Banco de Santander. La pérdida de los 4,30, aunque sea únicamente por un par de céntimos complica de nuevo su escenario. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 4,20 o recuperación de los 4,30 euros.

BBVA. Descontó los diez céntimos del dividendo bajando a buscar el soporte de los 5,10, (mínimo 5,103), desde donde ha rebotado con fuerza y ganas, pese al castigo de ayer. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 5,10 para los medioplacistas o no pierda los 5,20 euros para los perfiles más inquietos.

Iberdrola. Otro que al igual que el Santander no ha sido capaz de defender su zona de soporte de referencia. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 6,10 o recuperación de los 6,30 euros.

Repsol. Intentó escaparse por la pradera de los diecisiete marcando máximos, pero el recorte en el precio del petróleo ha terminado por pasar factura llevándole hasta el origen del último movimiento. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 16,30 o recuperación de los 16,60 euros.

Como siempre, feliz semana y mucha suerte en la bolsa y en la vida.

AVISO LEGAL: Este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones, son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.