Bajo mínimos

El Ibex se desinfla como las colchonetas de verano antes de iniciar la operación retorno para que quepan en el maletero del coche y la vuelta al cole no anuncia nada bueno.

Dicen los que saben que el mercado es un termómetro de la economía de cada país y que suele anticipar el escenario, casi como si fuera un vidente, de lo que puede suceder en los próximos meses.

Si aceptamos esa “teoría” como cierta, parece claro que nos acercamos a un otoño caliente. Los turistas prestados empiezan a regresar a sus destinos de origen en un mediterráneo que, salvo Siria, parece tranquilizarse. Túnez, Marruecos, Grecia, Egipto, Turquía, vuelven a ofrecer todos sus encantos, con un toque de exotismo y unos precios más bajos, que ayudan a dudar a muchos europeos, cansados de “sol y playa”.

Aumenta el paro y los trabajos son cada vez más precarios con salarios muy bajos, que no llegan, en muchos casos a cubrir las necesidades más básicas de los asalariados, ni por supuesto a fin de mes. Mientras sube también el número de ricos con una acumulación de capital en pocas manos, cuyas cifras rozan lo obsceno.

Sin olvidar los graves problemas a los que al parecer ninguno de nuestros dirigentes políticos quiere enfrentarse, tal vez por ser incapaces de solucionarlos, como la situación en Cataluña, el déficit o la deuda salvaje.

Respecto a la deuda, la única ventaja es que, pese a no reducirla, continuamos financiándonos sin problemas. De hecho en la última subasta del Tesoro del jueves, la demanda doblaba a la oferta, consiguiendo, en algunos de los plazos, colocarla con intereses negativos.

Para colmo de males, o tal vez porque no podría ser de otra manera, el escenario técnico sigue chirriando y la única esperanza es que nuestro índice, haya bajado a buscar apoyo en la zona de los 9.200, (mínimo 9.208), a la que me refería en el último comentario, para intentar construir desde ahí alguna figura de vuelta, que de momento no se ha producido.

La apertura con hueco bajista, que sigue abierto complicando el escenario, oscilando la sesión entre el mínimo en 9.208 y el máximo en 9.291, para acabar la jornada en 9.208. Mal cierre por hacerlo marcando el mínimo de la sesión, aunque positivo por respetar los 9.200 puntos.

La recomendación de carácter general es la de LIQUIDEZ, o cortos los que los trabajan, salvo que aguante la zona de los 9.200 o se recuperen los 9.390 puntos.

Resumen semanal y repaso de los “cinco magníficos”.

La semana, (del 30 de agosto al cinco de septiembre), finaliza con un retroceso de 259 puntos, que suponen una pérdida del 2,73 %, dejando al IBEX 35 con una bajada de 835, equivalentes a una minusvalía anual del 8,32 %.

Agosto finalizó con una caída del 4,78 %.

Telefónica. No pudo sujetarse en la barrera de los siete euros, precipitándose por el acantilado de los ahorros rotos. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 6,40 o recuperación de los siete euros.

Banco de Santander. Sigue floja, siendo el único consuelo que está prácticamente en su zona de soporte. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 4,20 o recuperación de los 4,30 euros.

BBVA. Tanto va el cántaro al soporte de los 5,40, que al final no sólo se rompe, sino que se reconvierte en resistencia. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 5,10 o recuperación de los 5,40 euros.

Iberdrola. Otro valor que ha resbalado un peldaño en su escalera particular. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 6,10 o recuperación de los 6,40 euros.

Repsol. El último de Filipinas no ha podido resistirse a la salida de papel en sus órdenes de venta. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 16,10 o recuperación de los 16,40 euros.

Como siempre, feliz semana y mucha suerte en la bolsa y en la vida.
AVISO LEGAL: Este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones, son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.

  1. mariangeles says:

    Dani, se contradice (creo). Nos cuenta que el periodismo de este pais deja mucho que desear, y, sin embargo, nos “anima” a ver informativos. Yo leo varios digitales, como éste, perfectamente creíbles, y de paso, no tengo que ver las caras de los cínicos que nos representan.
    Aprovecho para felicitarle las fiestas navideñas. Me gustan mucho sus artículos sobre cine y educación, con los que estoy siempre de acuerdo.