Mercado de las pulgas

El perro flaco movió con fuerza la cola y se sacudió las pulgas, llenando de ronchones a la mayoría de las cotizaciones, que no han podido resistirse a la cantidad de calamidades veraniegas. El cisne negro turco acabó transformado en patito feo en lo que respecta al Ibex 35, por no decir en el más tonto de la clase, en estos tiempos en que todo está supeditado a lo políticamente correcto.

Si no era suficiente con Venezuela contra las cuerdas y Turquía en camino, Argentina se apuntó a bailar el tango de la inflación y las divisas devaluadas y eso no hay mate que lo resista. Para colmo de males, una mala recomendación sobre Inditex por parte de una importante casa de valores hundió su cotización, terminando de arreglar las cosas al ser uno de los valores que más pondera en nuestro índice.

Sin olvidar el escenario general de un Gobierno en precario, dispuesto a seguir subiendo impuestos y a gastar aumentando deuda, con unos tipos de interés al alza y un crecimiento económico basado principalmente en salarios bajos, que impiden, evidentemente, no solo el ahorro, sino también el consumo salvo para lo imprescindible.

Mientras la vivienda sigue subiendo, muchos bancos vuelven a dar el 100% de las hipotecas y como inversión tanto para alquiler vacacional como normal, supera, (salvo okupas), de media, con creces a la renta variable. Volviendo de hecho en muchos aspectos al origen de la última crisis. ¿Qué puede salir mal? Me parece que era Einstein el que decía que: “Si quieres resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”.

La apertura con mini hueco bajista, que fue cerrado, oscilando la sesión entre el mínimo en 9.445 y el máximo en 9.574, para acabar la jornada en 9.467. Mal cierre por hacerlo por debajo de la media de la sesión, perdiendo alguna de las referencias de control.

La recomendación ha pasado a ser contradictoria ya que para los perfiles más inquietos es la de LIQUIDEZ, o cortos los que los trabajan, salvo apoyo en la zona de los 9.430 o recuperación de los 9.490 puntos. Para los moderados y los conservadores sigue siendo la de MANTENER las posiciones ganadoras, o poco perdedoras mientras sigamos cerrando por encima de las zonas de los 9.430 y de los 9.410 puntos respectivamente.

El aspecto técnico continúa complicándose. No hay manera de recuperar la cota de los 9.600 puntos, que nos llevaría a encaramarnos de nuevo en el peldaño superior, por lo que seguimos dando bandazos y sin definir, entre la referencia mencionada y los mínimos de agosto, (9.357), cuya pérdida, en el caso de que se produzca, nos llevaría camino del suelo de los 9.200.

Resumen semanal y repaso de los “cinco magníficos”.

Las semanas, (del 23 al 30 de agosto), finalizan con un retroceso de 100 puntos, que suponen una pérdida del 1,04 %, dejando al IBEX 35 con una bajada de 576, equivalentes a una minusvalía anual del 5,74 %.

Telefónica. Acercándose peligrosamente hacia el abismo. Liquidez salvo apoyo en la zona de los siete euros o recuperación de los 7,30.

Banco de Santander. Sigue muy floja y esperando al dividendo, que suele ser el consuelo del pillado. Las referencias no han variado respecto al último comentario. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 4,20 o recuperación de los 4,40 euros.

BBVA. Pese a su cierre en 5,381, vamos a dar por válido el soporte de los 5,40, ni que decir tiene que su pérdida complicaría todavía más su delicado escenario. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 5,40 euros.

Iberdrola. Está con muchas dudas como el resto del mercado, sin definir y encerrada en un rango muy estrecho. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 6,40 o recuperación de los 6,50 euros.

Repsol. Qué alegría encontrarse al menos con un valor en el que solo tenga que ajustar al alza sus stop de protección de beneficios de las últimas entradas. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 16,40 para los medioplacistas o no pierda los 16,60 para los perfiles más inquietos.

Como siempre, feliz semana y mucha suerte en la bolsa y en la vida.
AVISO LEGAL: Este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones, son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.