El bochorno

Continúa aburrido nuestro bolsín, tanto que dan ganas de realizar las escasas plusvalías acumuladas para irse de nuevo de vacaciones, contratando alguna oferta de última hora, sin importar el destino, siempre y cuando las instalaciones dispongan de aire acondicionado y piscina para poder soportar los calores de agosto a base de abanicos, refrescos y algún que otro chapuzón.

Sesiones tediosas sin volumen y sin rango. La diferencia de ayer entre el máximo y el mínimo del Ibex 35 fue de 63 puntos, marcando casi un nuevo récord de escasa volatilidad, y donde casi todo se decide en la subasta de cierre. Únicamente el Dax alemán hace las delicias de los ludópatas más recalcitrantes, entreteniendo a la peña con dientes de sierra con recorridos superiores a los cien puntos diarios, ayudando principalmente a que los brókeres hagan caja, mientras los jugadores en el mejor de los casos consiguen cerrar sus posiciones ganando una decena de pipos que ayuden a mejorar sus estadísticas mensuales.

Los índices americanos siguen marcando, prácticamente sesión tras sesión, nuevos máximos históricos, aumentando el desconsuelo de los inversores que renunciaron o aplazaron sus vacaciones y contemplan desesperados las imposibilidad de romper el movimiento lateral en el que nos hemos quedado encerrados.

No hay manera de salir de los 9.600 – 9.960, que es el movimiento amplio en el que nos encontramos, sin olvidar al todavía más estrecho comprendido entre aproximadamente los 9.740 y los 9.830 puntos, cuya ruptura debería darnos alguna pista sobre cuales pueden ser las intenciones de “Los Señores del Mercado” para la segunda quincena de agosto.

La apertura plana y con dudas, oscilando la sesión entre el mínimo en 9.693 y el máximo en 9.756, para acabar cerrando en 9.754.
Buen cierre por hacerlo marcando casi el máximo de la sesión, respetando las referencias de control más cercanas.

La recomendación de carácter general sigue siendo la de MANTENER las posiciones ganadoras: los perfiles más inquietos mientras no perdamos la zona de los 9.750 o si no podemos con los 9.870 puntos. Los moderados y los conservadores mientras sigamos cerrando por encima de las zonas de los 9.730 y de los 9.700 puntos respectivamente.

El aspecto técnico no ha variado, al seguir encerrados en el movimiento lateral al que me he referido más arriba. Rango estrecho (9.740 – 9.830), dentro de un lateral más amplio (9.600 – 9.960), en el que parece que todos los participantes en el mercado nos sentimos bastante cómodos.

Resumen semanal y repaso de los “cinco magníficos”.

La semana, (del 2 al 9 de agosto), finaliza con un avance de 56 puntos, que supone una ganancia del 0,58 %, dejando al IBEX 35 con una bajada de 289, equivalentes a una minusvalía anual del 2,88 %.

Telefónica. Cruzando los dedos para que no acabe perdiendo al cierre semanal su zona de soporte más importante y cercana. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 7,50 euros.

Banco de Santander. Otro de los valores que vuelve a hacer equilibrios sobre el precipicio. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 4,60 euros.

BBVA. La inversión turca le pasa factura. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 5,90 o recuperación de la zona de los 6,10 euros.

Iberdrola. Continúa sin definir y en tierra de nadie por lo que esta semana dejo sus referencias igual. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 6,40 o recuperación de los 6,60 euros.

Repsol. Nuevo intento de escaparse por la pradera de los diecisiete, ojalá esta vez sea la buena. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 16,70 para los medioplacistas o no pierda los 16,90 para los perfiles más inquietos.

Como siempre, feliz semana y mucha suerte en la bolsa y en la vida.

AVISO LEGAL: Este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones, son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.