Escuela de calor

Bolsa

Llega el verano y en la vieja gramola suena la antigua canción de Radio Futura de 1984, recordando de paso al título de la famosa novela de Orwell. Y la verdad es que hace falta valor para seguir dedicando parte de nuestros ahorros a la renta variable, en un mercado que empieza a estar cada vez más complicado.

Guerras comerciales. Deudas estratosféricas. Déficits salvajes. Precio del dinero al alza. Escenario técnico tocado, donde cada vez es más complicado intentar ver la botella medio llena, aunque sólo sea para contentar al ejército de pillados que se consuelan cobrando los dividendos que cada cierto tiempo abonan las empresas, por supuesto haciendo trampas en el solitario al descontarlos del cierre de la jornada anterior.

Mientras cambia el Gobierno, haciendo buena la frase de Lampedusa en El Gatopardo..."Es necesario que algo cambie para que todo siga igual". Ya que salvo en la política de gestos, en donde hay que reconocer que lo están haciendo muy bien, sorprendiendo a propios y a extraños. Aparte de que por supuesto, como acaban de llegar, se merecen los cien días de cortesía de rigor.

Y hablando de escuelas sorprende la lección que ha dado el profesor Mariano Rajoy al hacer mutis por el foro, renunciando a todas sus prebendas para volver 28 años más tarde a su puesto de trabajo original, incluyendo el aforamiento, lo que sin duda le honra.

Otro asunto es el dolor que han causado sus políticas a gran parte de la población y el resultado de sus cifras macroeconómicas, especialmente las referidas al vaciado de la llamada Hucha de las Pensiones y al aumento de la deuda hasta el 100 % del PIB, aunque sean harina de otro costal.

La apertura con hueco de continuidad alcista, que fue cerrado, oscilando la sesión entre el mínimo en 9.691 y el máximo en 9.844, para acabar cerrando en 9.757. Mal cierre por hacerlo por debajo de la media de la sesión, respetando las referencias de control.

La recomendación de carácter general continúa siendo la de MANTENER las posiciones ganadoras: los perfiles más inquietos mientras no perdamos la zona de los 9.850 o si no podemos con los 9.960 puntos. Los moderados y los conservadores mientras sigamos cerrando por encima de las zonas de los 9.790 y de los 9.740 puntos respectivamente.

El aspecto técnico ha vuelto a complicarse, ante la imposibilidad de romper la zona de los 9.960 puntos, hemos bajado a buscar apoyo y en torno a los 9.600, la entrada de dinero ha conseguido frenar la salida de papel, frenando la sangría de los precios.

En cualquier caso invito a la prudencia ya que entre los 9.710 y los 9.600 puntos estamos asomados al precipicio y es mal asunto, sobre todo si pensamos en vacaciones y en cálido verano.

Resumen semanal y repaso de los "cinco magníficos".

La semana, (del 14 al 21 de junio), finaliza con un retroceso de 256 puntos, que suponen una pérdida del 2,57 %, dejando al IBEX 35 con una bajada de 342, equivalentes a una minusvalía anual del 3,40 %.

Telefónica. Pese a haber perdido la cota de referencia con el cierre en 7,39, la sigo dando por buena por aproximación. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 7,40 euros.

Banco de Santander. No puede con la zona de resistencia y baja en busca de soporte. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 4,50 o recuperación de los 4,70 euros.

BBVA. Esta semana ha llegado a cambiar en las cercanías de los 5,80, aunque al final ha salvado los muebles al cierre. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 5,90 euros.

Iberdrola. La llegada a los 6,70 provocó la salida de papel que no está el mercado como para regalar céntimos así como así. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 6,40 euros.

Repsol. El descuento de los 48 céntimos de dividendo ha terminado por hacer pupa pasando una factura acrecentada. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 15,80 o recuperación de los 16,30 euros.

Feliz semana y como siempre, mucha suerte en la bolsa y en la vida.

AVISO LEGAL: Este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones, son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.

Sobre el autor de esta publicación