Tiempo de torrijas

El mercado se va de puente, (hoy y el lunes no hay bolsa), encantado de haberse relamido ante la posibilidad de haber encontrado suelo desde el que rebotar una vez colocada la cama elástica. Las mini vacaciones, en un bolsín en el que casi no hay festivos, van a venir bastante bien por diversos motivos. Además coinciden con el cierre trimestral y hacerlo por encima de los 9.600 puntos, es señal de que pese a las abultadas pérdidas del primer tercio del ejercicio hay motivos para la esperanza.

Las empresas siguen obteniendo beneficios y tanto la más que probable subida del precio del dinero, como la elevada deuda cercana al 100 % del PIB, estarían más que descontadas por casi todas las cotizaciones.

Únicamente la disminución del apoyo por parte del BCE, la aparicíón de algún cisne negro y a nivel local el tema de Cataluña, que nuestros políticos siguen demostrando que son incapaces de resolver, pueden impedir un segundo trimestre más provechoso.

Hay que tener en cuenta que los gestores internacionales, que al fin y al cabo son los que tienen capacidad para mover nuestro bolsín, llevan tiempo infraponderándonos en sus carteras, por lo que si no se normaliza cuanto antes la situación, seguirán haciéndolo. Esperemos que los tribunales alemanes no acaben marcando un gol por toda la escuadra al juez Llarena, ya que la internacionalización del conflicto complicaría todavía más el escenario.

La apertura con hueco alcista que sigue abierto, consolidando el escenario, oscilando la sesión entre el máximo de los 9.657 y el mínimo en 9.581, para acabar cerrando en los 9.600. Mal cierre por hacerlo por debajo de la media de la sesión, pero positivo por hacerlo respetando las referencias de control.

La recomendación de carácter general sigue siendo la de MANTENER las posiciones ganadoras, o poco perdedoras: los perfiles más inquietos mientras no perdamos la zona de los 9.500 o si no podemos con los 9.660 puntos. Los moderados y los conservadores mientras sigamos cerrando por encima de la zona de los 9.410 y de los 9.320 puntos respectivamente.

El aspecto técnico ha mejorado tímidamente ante la posibilida de haber hecho suelo en torno a los 9.320 - 9.340 puntos. Para estar tranquilos deberíamos superar la cota de los 9.660, abriendo así paso hacia el escalón superior, donde pasaríamos a estar protegidos por los 9.500 y limitados por los 9.900, que se convertirían en el objetivo de este movimiento.

Resumen semanal y repaso de los "cinco magníficos".

La semana, (del 22 al 29 de marzo), finaliza con un avance de 113 puntos, que suponen una ganancia del 1,19 %, dejando al IBEX 35 con una bajada de 443, equivalentes a una minusvalía anual del 4,42 %.

Marzo finaliza con una caída del 2,44 %

Telefónica. Recuperar los 7,90 le mete de nuevo en la partida y en plan "dejá vu" vuelve a chocar contra los 8,10 donde se la juega.  Mantener mientras siga cerrando por encima de los 7,90 para los medioplacistas o no pierda los ocho euros para los perfiles más inquietos.

Banco de Santander. Está a punto de romper la resistencia y de hecho ha cotizado por encima durante gran parte de la sesión. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 5,10 o recuperación de los 5,30 euros.
BBVA. Parece mentira comprobar que el miércoles 28, llegasen a cruzarse sus acciones por debajo de los 6,21 euros.  Mantener mientras siga cerrando por encima de los 6,30 para los medioplacistas o no pierda los 6,40 euros para los perfiles más inquietos.

Iberdrola. La recuperación de la zona de los 5,90 euros ha vuelto a animar el escenario. Mantener mientras no los pierda al cierre de la sesión.

Repsol. Intentando subirse al escalón superior entre aproximadamente los 14,70 y los 15,40. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 14,10 para los medioplacistas o no pierda los 14,40 euros para los perfiles más inquietos.

Feliz semana y como siempre, mucha suerte en la bolsa y en la vida.

AVISO LEGAL: Este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones, son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.