Nueve jornadas y media

El mercado está de lo más aburrido y si el Ibex 35 fuera una serie de éxito, posiblemente hubiera perdido puestos en la parrilla de programación por escasa audiencia. Nueve jornadas, sin contar la de hoy, encerrados entre los 9.800 y los 9.910 puntos, acaban con la paciencia de cualquiera y eso que algunos valores han realizado movimientos más que interesantes, impidiendo el muermo total que dirían los modernos.Las pensiones y su escasa revalorización vuelven a estar de rabiosa actualidad y no es para menos, ya que su raquítica subida, especialmente en las más bajas, no da ni para un paquete de pipas de calabaza, (1,20 euros en su supermercado más cercano).

Nos invitan a ahorrar, en lo que parece una tomadura de pelo, especialmente para los más jóvenes, que si no están en paro, trabajan en la mayoría de los casos, por sueldos de miseria que escasamente llegan a cubrir sus necesidades más básicas.

Por no hablar de la rentabilidad de los planes de jubilación y pensiones, en los que los principales beneficiarios suelen ser los gestores vía comisiones de gestión y en los que poca gente confía, destacando únicamente los beneficios fiscales por su contratación, que casi siempre se acaban pagando en el momento del rescate.

Sin olvidar a aquellos ahorradores, como dicen de las meigas "haberlos haylos", que confiaron parte de los ahorros para su vejez, en sellos de Fórum Filatélico, Participaciones Preferentes o acciones del Banco Popular.

La apertura con hueco bajista que sigue abierto complicando el escenario, oscilando la sesión entre el máximo de los 9.808 y el mínimo en 9.715, para acabar cerrando en los 9.738. Mal cierre por hacerlo por debajo de la media de la sesión, pero positivo por hacerlo respetando en el límite, alguna, de las cada vez más escasas, referencias de control.

La recomendación de carácter general sigue siendo la de MANTENER las posiciones ganadoras: los perfiles más inquietos mientras no perdamos la zona de los 9.740 o si no podemos con los 9.910 puntos. Los moderados y los conservadores mientras sigamos cerrando por encima de las zonas de los 9.740 y de los 9.710 puntos respectivamente.

El aspecto técnico continúa complicándose. No hay manera de romper la zona de resistencia de los 9.910, por lo que lo más lógico debería ser acabar perdiendo, o al menos buscando un nuevo apoyo en, la de soporte, situada en torno a los 9.600 - 9.580 puntos.

Resumen semanal y repaso de los "cinco magníficos".
La semana, (del 22 de febrero al uno de marzo), finaliza con un retroceso de 138 puntos, que suponen una pérdida del 1,40 %, dejando al IBEX 35 con una bajada de 305, equivalentes a una minusvalía anual del 3,04 %.

Febrero ha finalizado con una caída del 5,85%.

Telefónica. No pudo con la resistencia de los 8,10, coincidiendo con los 9.910 puntos del Ibex y recorta buscando apoyo. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 7,80 para los medioplacistas o no pierda los 7,90 euros para los perfiles más inquietos.

Banco de Santander. Por encima de los 5,70 la salida de papel ha frenado los últimos avances. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 5,50 para los medioplacistas o no pierda los 5,60 euros para los perfiles más inquietos.

BBVA. El antiguo soporte de los 6,90 se ha reconvertido ahora en resistencia y es la cota a batir. Liquidez salvo recuperación de los 6,90 euros.

Iberdrola. Al igual que la mayoría de sus colegas el alúd producido por el papel al llegar a su zona de resitencia le hace perder apoyos arrastrándole de nuevo hacia el campamento base. Liquidez salvo recuperación de los 6,10 euros.

Repsol. La publicación de resultados y las oscilaciones del precio del petróleo le ha dado alas, destacando esta semana entre la alegre pandilla. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 14,10 para los medioplacistas o no pierda los 14,30 euros para los perfiles más inquietos.

Feliz semana y como siempre, mucha suerte en la bolsa y en la vida.

AVISO LEGAL: Este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones, son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.