Y al undécimo rebotó

Suena Lou Reed y su Take a walk on the wild side, gentileza de Youtube, por los altavoces del ordenador y parece que el índice de nuestro bolsín sintoniza con la letra de la canción, después de haber estado unos días caminando por el lado más salvaje del mercado.

Igualando el poco recomendable récord de caídas continuadas al encadenar diez sesiones en rojo. Situación que sólo se había producido en dos ocasiones, una en el siglo pasado, en marzo de 1990, cuando ni siquiera existía el Ibex 35, que empezó su andadura en enero de 1992; y la otra en diciembre de 2015.

Asomados al abismo de los 9.800, marcando un mínimo semanal en los 9.889, hasta que, afortunadamente, los cazadores de gangas aparecieron recogiendo el papel de los que tiraban la toalla, cansados de aguantar pérdidas imposibles, que recordaban a las apuestas en la ruleta al rojo o al negro, doblando la jugada cada vez que no salía su color. Olvidando que al igual que la banca, el casino siempre gana y por eso limitan el importe máximo en cada envite.

El rebote para tener consistencia y credibilidad, debería llevarnos a recuperar la cota de los 10.200 puntos, especialmente en un cierre semanal. Mientras eso no ocurra, debemos considerarlo únicamente de los llamados del “gato muerto”, es decir aquellos que suben con fuerza, para tras un pequeño respiro, seguir cayendo, convirtiéndose normalmente en una oportunidad para abandonar el mercado, más que para incrementar posiciones.

La apertura con hueco alcista, que sigue abierto, animando el escenario, oscilando la sesión entre el mínimo de los 10.043 y el máximo de los 10.173, para acabar cerrando en los 10.088 puntos. Mal cierre por hacerlo por debajo de la media de la sesión, sin respetar las referencias de control.

La recomendación de carácter general sigue siendo la de LIQUIDEZ, o cortos los que los trabajan, salvo apoyo en la zona de los 9.800 o recuperación de los 10.200 puntos.

El aspecto técnico ha variado poco respecto al último comentario, al seguir encerrados dentro del mismo rango. Limitados por la zona de los 10.200 y protegidos por el importante soporte situado entre aproximadamente los 9.880 y los 9.800 puntos.

Para colmo de males hoy tenemos viernes de vencimientos, que suelen ser sesiones con abundante volumen y volatilidad, aunque últimamente están siendo bastante más aburridas.

Resumen semanal y repaso de los “cinco magníficos”.

La semana (del 9 al 16 de noviembre), finaliza con un retroceso de 52 puntos, que suponen una pérdida del 0,52 %, dejando al IBEX 35 con una subida acumulada de 737, equivalentes a una plusvalía anual del 7,88 %.

Telefónica. Parecía que buscaba la zona de soporte pero se dio la vuelta un poco antes. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 8,30 o recuperación de los 8,60 euros.

Banco de Santander. La cercanía del soporte provocó la entrada de dinero, antes de tiempo, frenando la caída del precio. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 5,30 o recuperación de los 5,60 euros.

BBVA. Hizo equilibrios en la barra de los siete, marcando un mínimo en 7,02, que funcionó de maravilla como cama elástica. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 6,90 o recuperación de los 7,30 euros.

Iberdrola. Le faltó el casi para apoyar en 6,40, marcando el mínimo si no recuerdo mal en 6,44. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 6,40 o recuperación de los 6,70 euros.

Repsol. No pudo aguantar la presión del papel marcando huída al perder los 15,70. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 14,80 o recuperación de los 15,40 euros.

Como siempre feliz semana y mucha suerte en la bolsa y en la vida.

AVISO LEGAL: Este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones, son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.