Mascando la tragedia

 

No hay soldados, ni liquidez, para tantos frentes como empiezan a abrirse en los mercados y vuelve a imponerse de nuevo la prudencia. Asomados al borde del abismo, parece que es tiempo de preparar los paracaídas a medida que avanza un septiembre que no suele ser especialmente generoso con los ahorradores en renta variable.

Huracanes, inundaciones, ensayos nucleares con vientos de guerra. Sin olvidar a nivel local el enquistamiento del tema catalán, encerrado cada vez más en una especie de callejón sin salida, ante la torpeza de los políticos que en lugar de buscar soluciones, se dedican con sus declaraciones y actos a avivar la hoguera del desencuentro.

Para colmo de males y como a perro flaco todo son pulgas, Draghi que suele ser el guardián del muro de las cotizaciones, en su esperada intervención no ha dicho nada nuevo, salvo que seguirán los estímulos al menos mientras el cambio euro dólar siga a los niveles actuales, en torno a 1,20, y la inflación en aumento siga controlada.

La apertura con hueco de agotamiento de caída, que fue cerrado, oscilando la sesión entre el mínimo de los 10.118 y el máximo de los 10.189, para acabar cerrando en los 10.124 puntos. Mal cierre por hacerlo en los mínimos de la sesión y alejados de las referencias de control.

La recomendación de carácter general ha pasado a ser la de LIQUIDEZ, o cortos los que los trabajan, salvo apoyo en la zona de los 9.760 o recuperación de los 10.210 puntos.

El aspecto técnico se ha deteriorado bastante respecto al último comentario y si perdemos los mínimos de ayer (10.096), hay un posible recorrido hacia la zona del siguiente soporte situada en torno a los 9.760 – 9.800 puntos. Ni que decir tiene que la recuperación de los cercanos 10.180 – 10.210, de cara a la próxima semana con viernes de vencimientos, volvería a meternos en la partida alcista.

Resumen semanal y repaso de los “cinco magníficos”.

La semana (del 31 de agosto al 7 de septiembre), finaliza con un retroceso de 175 puntos, que suponen una pérdida del 1,70 %, dejando al IBEX 35 con una subida acumulada de 773, equivalentes a una plusvalía anual del 8,26 %.

Telefónica. Cada jornada tiene más problemas para sujetarse en el importante soporte de los 8,90. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 8,90 euros para los medioplacistas.

Banco de Santander. Buscando suelo desesperadamente. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 5,10 o recuperación de los cercanos 5,30 euros.

BBVA. Una vez perdidos los 7,40 sigue cayendo camino de su cama elástica. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 6,90 o recuperación de los cercanos 7,30 euros.

Iberdrola. Defendiendo con uñas y dientes la cota de los 6,80, desde donde parece que intenta atacar de nuevo el cambio de euro. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 6,80 para los medioplacistas o no pierda los 6,90 euros para los perfiles más inquietos.

Repsol. La subida del precio del petróleo, unido a sus importantes reservas le ha dado alas para volver a acercarse hacia la zona de los quince euros, ayudando a disminuir el tamaño del desastre en el Ibex 35. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 14,30 para los medioplacistas o no pierda los 14,60 euros para los perfiles más inquietos.

Como siempre feliz semana y mucha suerte en la bolsa y en la vida.

AVISO LEGAL: Este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones, son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.