Largo y cálido verano

Avanza julio, con el chupinazo de San Fermín, que es la señal para que muchos bolsistas inicien sus escapadas estivales; olvidando durante algunas semanas las pantallas de los ordenadores y el nervioso cruce de las cotizaciones, procurando descansar la vista, contemplando únicamente el horizonte, acompañados de un buen libro que si es posible no esté relacionado con los mercados.

Junio finalizó con una inesperada caída del 4 % y nos ha dejado colgados del alambre, sobre todo si nos fijamos en el aspecto técnico que se ha debilitado bastante, pese a que no veo ningún problema si somos capaces de subirnos durante las próximas sesiones en el antiguo soporte, reconvertido ahora en resistencia, de la zona de los 10.580 – 10.610 puntos.

Telefónica sigue mostrando cansancio y los bancos, especialmente los dos grandes, siguen fuertes y alcistas, destacando lo bien que ha respondido el Santander al primer día de cotización de los derechos de la ampliación necesaria para absorber el Popular, pese al “empapelamiento” que puede suponer para la agilidad de la acción durante los próximos meses.

La apertura con hueco alcista, que fue cerrado. Oscilando la sesión entre el mínimo de los 10.402 y el máximo de los 10.546, para acabar cerrando en los 10.498 puntos. Buen cierre por hacerlo por encima de la media de la sesión, aunque peligroso por quedar alejados de la referencia de los 10.580 puntos.

La recomendación sigue siendo contradictoria, ya que mientras para los perfiles inquietos y moderados es la de LIQUIDEZ, o cortos los que los trabajan salvo apoyo en la zona de los 10.020 o recuperación de los 10.580. Para los conservadores sigue siendo la de MANTENER las posiciones ganadoras mientras sigamos cerrando por encima de los de los 10.020 puntos.

El aspecto técnico continúa prácticamente igual que la semana pasada, por no decir algo peor. Como decía más arriba es imprescindible recuperar la cota de los 10.580 – 10.610, si queremos pasar un verano tranquilo, ya que más abajo, si olvidamos los frágiles 10.400 y 10.250 puntos, sólo nos queda la fortaleza de los psicológicos diez mil.

Resumen semanal y repaso de los “cinco magníficos”.

La semana (del 29 de junio al 6 de julio), finaliza con un retroceso de 33 puntos, que suponen una pérdida del 0,31 %, dejando al IBEX 35 con una subida acumulada de 1.146, equivalentes a una plusvalía anual del 12,26 %.

Telefónica. Cada vez más cerca de la zona de soporte, hoy ha marcado un mínimo en 8,93, por lo que dejo casi sin modificar las referencias de control del último comentario. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 8,90 o recuperación de los 9,20 euros.

Banco de Santander. Reaccionando muy bien a la ampliación de capital, su referencia una vez ajustada, no varía. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 5,80 euros.

BBVA. Ser capaces de romper los 7,60 es una de las asignaturas pendientes para septiembre, siempre que queramos disfrutar de un tranquilo verano. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 7,30 para los medioplacistas o no pierda los 7,50 euros para los perfiles más inquietos.

Iberdrola. No le ha sentado nada bien el abono del dividendo semestral, cuyo descuento le está produciendo importantes bandazos. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 6,60 o recuperación de los 6,90 euros.

Repsol. El choque contra el soporte situado en torno a los 13,40 se ha convertido en la clave para trabajar el valor, ya que cada vez que se acerca, la entrada de dinero frena la salida de papel, aunque al no poder ir más allá de los 13,80, suele producirse la reacción inversa. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 13,40 para los medioplacistas o no pierda los 13,50 euros para los perfiles más inquietos.

Estaré de vacaciones hasta el segundo jueves de agosto, por lo que aprovecho para desearles un feliz verano y toda la suerte del mundo tanto en la bolsa como en la vida.

AVISO LEGAL: Este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones, son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.