Segunda llamada

El mercado continúa muy inquieto, parece que hay ganas de consolidar los avances, marcando nuevos máximos anuales derribando los muros pendientes tanto en el Dow Jones como en el más cercano Ibex 35, pero a la hora de la verdad las resistencias aguantan más de lo que deberían y toneladas de papel impiden el avance del dinero, haciendo que los precios retrocedan buscando un nuevo equilibrio en el que casen de nuevo la oferta y la demanda.

Se nota el exceso de liquidez pero da la impresión de que una vez alcanzados los objetivos, tanto los gestores como los pequeños inversores van buscando nuevas oportunidades y cual surfistas plateados saltan de la tabla esperando la gran ola en la que poder surfear hacia la orilla del beneficio, sabiendo eso sí, que nadie dijo que conseguirlo fuera fácil y que el camino hacia la playa está desgraciadamente lleno de revolcones y de olas fallidas y que como escribía Carlos Fuentes: "Fracasamos una vez y otra y otra, pero en cada fracaso está nuestra victoria".

La apertura con dudas, oscilando la sesión entre el mínimo en 9.301, y el máximo en 9.426, para acabar cerrando en los 9.406 puntos. Buen cierre por hacerlo por encima de la media de la sesión respetando las referencias de control.

La recomendación de carácter general sigue siendo la de MANTENER las posiciones ganadoras: los perfiles más inquietos mientras no perdamos la zona de los 9.370 o si no podemos con los 9.630 puntos. Los moderados y los conservadores mientras sigamos cerrando por encima de los 9.190 y de los 8.980 puntos respectivamente.

El aspecto técnico continúa más o menos igual con la única diferencia de haber conseguido un nuevo máximo anual en plena cuesta de enero que nos ha llevado a niveles de diciembre de 2015, lo que no está nada mal.

Enero ha finalizado con un tímida pérdida del 0,39 %, que pese a ser una caída pequeña puede tener relevancia de cara a la finalización del ejercicio si nos atenemos a lo que dicen las estadísticas, pero esperemos que esta vez sea de las que toca equivocarse.

En cualquier caso el mercado sigue siendo generoso, sobre todo para los que son disciplinados y no se duermen en los laureles cortando las pérdidas y dejando crecer los beneficios, con recogidas parciales, si la acumulación de plusvalías latentes empieza a producir mal de altura. Recuperando liquidez para poder recomponer las carteras en el siguiente soporte que aguante o en la resistencia que se consiga superar.

Resumen semanal y repaso de los "cinco magníficos".

Las semanas (del 19 de enero al 2 de febrero), finalizan con un avance de 27 puntos, que suponen una ganancia del 0,29 %, dejando al IBEX 35 con una subida acumulada de 54, equivalentes a una plusvalía anual del 0,58 %.

Telefónica. Ha cerrado en la frontera de los nueve euros y podemos dejar sin modificar sus referencias de control. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 8,90 para los medioplacistas o no pierda los nueve euros para los perfiles más inquietos.

Banco de Santander. La publicación de resultados fue bien recibida por el mercado pero necesita otro empujón para pasar al rango superior entre aproximadamente los 5,30 y los 5,80 euros. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 5,10 para los medioplacistas o no pierda los 5,20 euros para los perfiles más inquietos.

BBVA. Los resultados no han estado nada mal pero la elevada exposición en Méjico y Turquía no ha sido bien recibida por el mercado. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 6,10 euros.

Iberdrola. Es curioso como los grandes inversores van saltando de un valor a otro a medida que consiguen sus objetivos y esta semana parece que le ha tocado ser la más fea del baile bursátil. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 5,60 o recuperación de los 5,90 euros.

Repsol. Esta semana no ha podido aguantar la presión del papel y tras perder los catorce euros ha bajado en busca de nuevos soportes. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 13,50 o recuperación de los cercanos 13,80 euros.

Como siempre, feliz semana, y mucha suerte en la bolsa y en la vida.

AVISO LEGAL: Este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones, son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.