Congelados

Dow Jones

Las cotizaciones parece que se han contagiado del frío ambiente invernal y se niegan a moverse del refugio del sofá, en el que no falta la mantita, mientras observan las pantallas con los gráficos congelados.

Era de los que pensaba que Wall Street iba a recibir al nuevo emperador el día veinte, derribando la muralla de los veinte mil puntos del Dow Jones pero parece que tendremos que esperar mejor ocasión y eso que la publicación de los resultados empresariales, en muchos casos mejores de lo esperado, invitaban a hacer de ariete, pero al final nos hemos quedado con las ganas, confundiendo, una vez más, la realidad con el deseo, uno de los mayores errores de este oficio.

Para terminar de liarla y como a perro flaco todo son pulgas, la intervención de Draghi, salvo en la tradicional euforia inicial, y el vencimiento del viernes ha frenado las ansias inversoras, esperando a ver si la próxima semana se aclara algo más el incierto panorama en la escalada final de la cuesta de enero que según algunos aficionados a la estadística, suele indicar el resultado final del ejercicio.

La apertura con hueco alcista, que fue cerrado, oscilando la sesión entre el mínimo en 9.327, y el máximo en 9.431, para acabar cerrando en los 9.379 puntos. Buen cierre por hacerlo justo en la media de la sesión respetando las referencias de control.

La recomendación de carácter general sigue siendo la de MANTENER las posiciones ganadoras: los perfiles más inquietos mientras no perdamos la zona de los 9.330 o si no podemos con los 9.440 puntos. Los moderados y los conservadores mientras sigamos cerrando por encima de los 9.180 y de los 8.940 puntos respectivamente.

El aspecto técnico no anuncia nada nuevo, al seguir encerrados en el mismo movimiento lateral, dentro de un rango amplio entre aproximadamente los 9.180 y los 9.560, y otro más estrecho entre los 9.330 y los 9.440 en el que llevamos agazapados cuatro sesiones incluyendo la de hoy

Resumen semanal y repaso de los "cinco magníficos".

La semana (del 12 al 19 de enero), finaliza con un retroceso de 28 puntos, que suponen una pérdida del 0,30 %, dejando al IBEX 35 con una subida acumulada de 27, equivalentes a una plusvalía del 0,29 %.

Telefónica. Cada vez que se acerca al antiguo soporte de los 9,30, reconvertido ahora en resistencia, la salida de papel frena los avances. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 8,90 para los medioplacistas o no pierda los nueve euros para los perfiles más inquietos.

Banco de Santander. Continúa sin recuperarse del último esfuerzo que le ha llevado desde los 4,30 hasta los 5,10 sin apenas retrocesos. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 4,90 para los medioplacistas o no pierda los cinco euros para los perfiles más inquietos.

BBVA. Es el único del quinteto que no termina de definirse pero sus referencias siguen siendo claras. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 5,90 o recuperación de los 6,20 euros.

Iberdrola. Recuperar el dividendo y la cota de los 6,10 le ha producido cierto mal de altura y parece que toca reposo. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 5,90 euros.

Repsol. Parece que tiene las mismas ganas de marcha que el pasado ejercicio ayudado por la subida del precio del petróleo, por lo que nos limitamos a ajustar las zonas de soporte. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 13,80 para los medioplacistas o no pierda los catorce euros para los más inquietos.

Como siempre, feliz semana y mucha suerte en la bolsa y en la vida.

AVISO LEGAL: Este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones, son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.

Sobre el autor de esta publicación