Atascados en el lateral

Hay más miedo del habitual entre los inversores, cansados de ver cómo a medida que empezamos la recta final del ejercicio, con apenas cinco semanas para su finalización, no hay manera de recuperar los euros perdidos y todo parece indicar que todavía no han terminado los sustos ya que nada invita al optimismo.

Apenas digerido el triunfo electoral contra casi todos los pronósticos de Trump, caminamos hacia el referéndum italiano de Renzi, donde la posible victoria del NO estaría casi descontada abriendo una crisis de Gobierno, que sin duda debería tener consecuencias no sólo en los mercados sino también en el futuro de la vieja Europa.

El cambio euro dólar camino de la paridad y los índices americanos en máximos históricos tampoco ayudan a nuestro bolsín, tal vez por aquello de que "dinero llama dinero" y que, con apenas apretar una tecla del ordenador, la liquidez puede cambiar de fronteras en un instante, buscando aquellos lugares donde tanto el análisis técnico como fundamental invitan a que las posibilidades de beneficios puedan ser mayores asumiendo menores riesgos.

La apertura con mini hueco alcista que fue cerrado, oscilando la sesión entre el mínimo en 8.614, y el máximo de los 8.672, para acabar cerrando en los 8.657 puntos. Buen cierre por hacerlo por encima de la media de la sesión, aunque negativo por la debilidad del rango en el que nos encontramos.

La recomendación de carácter general sigue siendo la de MANTENER las posiciones ganadoras: los perfiles más inquietos mientras no perdamos la zona de los 8.650 o si no podemos con los 8.820 puntos. Los moderados y los conservadores mientras sigamos cerrando por encima de los 8.610 y de los 8.550 puntos respectivamente.

El aspecto técnico continúa en una situación muy delicada, ya que el único clavo ardiendo al que podemos sujetarnos es que la zona de los 8.550 puntos sigue casi milagrosamente cumpliendo su función, con el problema añadido que cada vez que nos acercamos tímidamente a las zonas de resistencia, toneladas de papel impiden la continuidad de los avances.

Resumen semanal y repaso de los "cinco magníficos".

La semana (del 17 al 24 de noviembre), finaliza con un retroceso de 61 puntos, que suponen una pérdida del 0,70 %, dejando al IBEX 35 con una caída acumulada de 887, equivalentes a una minusvalía anual del 9,29 %.

Telefónica. El apoyo en la zona de los 7,90 parece que funciona y ha sido señal de entrada, pero hay que cruzar los dedos para que no se despeñe continuando con el goteo a la baja. Mantener mientras no se pierdan.

Banco de Santander. La semana ha sido tan anodina que no tengo que modificar ni las referencias ni el comentario. Parece que se ha acostumbrado a moverse entre los 4,10 y los 4,60 haciendo unos recorridos bastante jugosos mientras termina de definir el próximo movimiento. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 4,30 euros.

BBVA. Al igual que Telefónica las acciones han llegado a la zona de soporte de los 5,80, donde han dado señal de volver a incorporarlas en la cartera, eso sí, cada vez con más miedo y stops de pérdida más ajustados. Mantener mientras no se pierdan.

Iberdrola. Sigue débil al igual que casi todo el mercado y especialmente su sector, sus referencias tampoco han variado. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 5,60 euros.

Repsol. Es por extraño que parezca el que tiene mejor aspecto de los cinco y sus referencias de control tampoco han variado respecto al último comentario. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 12,10 para los medioplacistas o no pierda los 12,30 euros para los más inquietos.

Como siempre, feliz semana y mucha suerte en la bolsa y en la vida.

AVISO LEGAL: Este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones, son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.