Carta de ajuste

La situación del mercado recuerda a aquellos tiempos muertos antes de que llegasen las cadenas de televisión, en las que tanto la uno como después el UHF, emitían señal pero sin programación, aunque quizás para ser más exactos deberíamos hablar de ajustes de carteras.

El caso es que tras la inesperada victoria electoral de Trump, el despiste invadió la mayoría de las mesas de contratación y poco a poco va volviendo la normalidad, por supuesto tras una criba importante en la que como casi siempre hay sectores ganadores y perdedores.

Así mientras los índices americanos siguen empeñados en marcar nuevos máximos, en algunos casos históricos, sesión tras sesión. En Europa no terminamos de pillar el ritmo del baile, especialmente en nuestro IBEX 35 que al tener la mayoría de sus empresas importantes intereses en los llamados países emergentes, principalmente en Brasil y los de habla hispana, está siendo penalizado fuertemente en algunos de los valores de mayor ponderación en el índice.

Mientras algunas casas de valores dan casi por cerrado el ejercicio y empiezan a echar las campanas al vuelo anunciando beneficios bursátiles para 2017 con cifras de dos dígitos; siento no ser tan optimista, pero en un entorno de tipos de interés al alza y con una deuda superior al 100 % del PIB y con muchas de las empresas que cotizan fuertemente endeudadas no quiero ni imaginar la cantidad de recursos que van a tener que dedicarse únicamente al pago de la misma con la consiguiente merma de beneficios.

La apertura plana y con muchas dudas, oscilando la sesión entre el mínimo en 8.611, y el máximo que nos ha llevado a acabar cerrando la sesión en la cresta de la ola de los 8.718 puntos.

La recomendación de carácter general ha pasado a ser la de MANTENER las posiciones ganadoras: los inquietos mientras no perdamos la zona de los 8.700 o si no podemos con los 8.820 puntos. Los moderados y los conservadores mientras sigamos cerrando por encima de los 8.600 y de los 8.560 puntos respectivamente.

El aspecto técnico continúa muy complicado dentro del rango lateral en el que nos estamos moviendo. El doble suelo en la zona de los 8.570, (mínimo 8.563), al que me refería en el último comentario ha vuelto a funcionar como soporte y la entrada de dinero ha conseguido frenar, una vez más, la salida de papel.

En cualquier caso no me quedaría tranquilo hasta recuperar la zona de los 8.820, pasando así al rango superior comprendido entre los 8.800 y los 9.250, y aunque todavía sea pronto para hacer porras de cierre anual, no me extrañaría finalizar el ejercicio dentro de ese peldaño.

Resumen semanal y repaso de los "cinco magníficos".

La semana (del 10 al 17 de noviembre), finaliza con un retroceso de 39 puntos, que suponen una pérdida del 0,44 %, dejando al IBEX 35 con una caída acumulada de 826, equivalentes a una minusvalía anual del 8,66 %.

Telefónica. Matilde sigue en pleno gripazo y quién nos iba a decir que la veríamos cotizar a menos de ocho euros, por mucho dividendo que descuente. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 7,90 o recuperación de los 8,30 euros.

Banco de Santander. Parece que se ha acostumbrado a moverse entre los 4,10 y los 4,60 haciendo unos recorridos bastante jugosos mientras termina de definir el próximo movimiento. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 4,30 euros.

BBVA. El lunes casi llegó a la zona de soporte marcada, al cambiar a 5,815 rozando el larguero de los 5,80, por lo que dejo igual sus referencias de control. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 5,80 o recuperación de los 6,10 euros.

Iberdrola. El apoyo en los 5,60, (mínimo 5,56), ha sido una clara señal de entrada, pese a estar tocada, como la práctica totalidad el mercado, por el deudalismo y el posible alza de tipos. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 5,60 euros.

Repsol. Al igual que algunos de sus colegas de quinteto el apoyo en su zona de soporte volvió a meterle en la cartera. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 12,10 para los medioplacistas o no pierda los 12,30 euros para los más inquietos.

Como siempre, feliz semana y mucha suerte en la bolsa y en la vida.

AVISO LEGAL: Este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones, son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.