La trumpa del elefante

El líder de los elefantes republicanos ha arrasado contra todo pronóstico, dejando en ridículo a las empresas de sondeos, que tras el fiasco del sorpasso, del referéndum de Colombia, y del Brexit, han vuelto a cubrirse de gloria.

No deja de sorprenderme la facilidad que tienen la mayoría de analistas tertulianos que hablaban de la segura victoria de Hillary Clinton, presentándola además como el no va más de la progresía, para reciclarse en apenas unas horas y explicarnos sin ningún rubor las causas por las que ganó Donald Trump.

En lo que respecta a los "malvados mercados" tras el susto de la apertura por lo inesperado de los resultados y ante la posibilidad de que el nuevo presidente llegase como elefante en la cacharrería, hubo pánico vendedor, hasta que los cazadores de gangas entraron a saco, al ver que había por el suelo del parqué más papel que si hubiera volcado el furgón del Dioni.

Las primeras declaraciones del nuevo presidente tranquilizaron a todo el mundo al ver que pese al exceso de barritos de la campaña electoral, puede ser tan manso como Dumbo moviendo alegremente la trompa, dando la impresión de que los que manejan los hilos tiene todo tan controlado, que realmente da igual, salvo por ligeros matices, quien vaya a ser el inquilino de la Casa Blanca durante los próximos cuatro años.

La apertura con hueco alcista, que fue cerrado, oscilando la sesión entre el máximo en 9.053 y el mínimo en 8.708, para acabar cerrando en los 8.756 puntos. Mal cierre por hacerlo por debajo de la media de la sesión, aunque preocupante por estar situados por debajo de la importante referencia de los 8.800 puntos.

La recomendación de carácter general es la de LIQUIDEZ, o cortos los que los trabajan, salvo apoyo en la zona de los 8.570 o recuperación de los 8.800 puntos.

El aspecto técnico ha vuelto a deteriorarse al volver a bajar al escalón inferior limitado por el ya famoso rango entre los 8.200 - 8.800 puntos, en el que llevamos atrapados casi todo el ejercicio, vigilando con especial atención el mínimo del martes en los 8.570 que debería funcionar como soporte de control. Seguimos en plena resaca del resultado electoral con continuos vaivenes y con una clara selección entre los valores. Ganadores y perdedores por las posibles medidas que empieza a descontar el mercado.

Resumen semanal y repaso de los "cinco magníficos".

La semana (del 3 al 10 de noviembre), finaliza con un retroceso de 123 puntos, que suponen una pérdida del 1,39 %, dejando al IBEX 35 con una caída acumulada de 787, equivalentes a una minusvalía anual del 8,25 %.

Telefónica. La rebaja en la calificación de su deuda le ha pasado factura y presentan señales evidentes de debilidad, pese al próximo abono de dividendo que no he descontado en sus referencias. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 8,30 o recuperación de los 8,60 euros.

Banco de Santander. Nuevo intento de romper la resistencia de los 4,60 a la que me he referido en alguna ocasión, ha marcado un máximo intradía en 4,63, para bajar en busca de soporte. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 4,30 para los medioplacistas o no pierda los 4,40 para los más inquietos.

BBVA. La elevada exposición a Méjico afectado especialmente por el cambio del peso respecto al dólar le ha pasado factura. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 5,80 o recuperación de los 6,10 euros.

Iberdrola. Es otro de los sectores que está notando "la era Trump" y la pérdida de su soporte en 5,80 no invita precisamente al entusiasmo. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 5,60 o recuperación de los 5,80 euros.

Repsol. Sique oscilando en función de la cotización del precio del petróleo lo que no deja de tener su lógica. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 12,10 o recuperación de los 12,60 euros.

Como siempre, feliz semana y mucha suerte en la bolsa y en la vida.

AVISO LEGAL: Este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones, son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.

  1. Anton says:

    Guindos hace méritos a la hora de seguir ortodoxia de la Troika, es más papista que el Papa, ¿espera suceder al holandés?. Seria un rasgo de sensatez que el Pp renunciase a emplear a Grecia como argumento de campaña, pero ante la que tienen montada en su partido, especialmente cuando la corrupción le sale por las costuras, es mucho pedir.