Escalada libre

Volvemos a retozar por la pradera de los nueve mil, intentando salvar el complicado ejercicio en el último trimestre. A este paso los gestores de fondos de renta variable van a tener que acabar haciendo una colecta popular para pagarle un homenaje a Draghi, ya que con sus medidas y sobre todo con sus discursos, está contribuyendo generosamente al aumento de los bonus de beneficios en sus liquidaciones trimestrales.

Seguimos en plena temporada de presentación de resultados que como bien sabemos son como el algodón que no engaña, y pese al maquillaje que a veces intentan hacer algunos ayudan a separar el grano de la paja en los rigurosos mercados.

Todo parece indicar que vamos a volver a movernos en el escalón al que acabamos de encaramarnos, limitados por la zona de los 9.250 puntos, que debería ser el objetivo teórico de este movimiento y protegidos por los 8.800 puntos, que es el soporte que no podemos perder y que debería ser la frontera para permanecer o no en el mercado, sobre todo para todos aquellos bolsistas que tienen la paciencia de leer estos comentarios y que lo hayan pasado especialmente mal durante la travesía del desierto en la que llevamos afanados todo el año.

Es pronto para echar las campanas al vuelo y ya sabemos que los participantes en el mercado pasamos con excesiva rapidez de la euforia a la depresión y viceversa, pero por primera vez y en lo que a la bolsa se refiere podemos empezar a ver la luz al final del túnel, esperemos que esta vez no sea como las anteriores y la luz sea la de un rápido AVE que viene a descarrilarnos, porque nos guste o no, todo este tinglado sigue sujetado con alfileres sobre cartulinas negras como cantaban hace ya tiempo Lole y Manuel a su mariposa blanca.

La apertura con hueco de continuidad alcista, que sigue abierto ayudando a consolidar el escenario, oscilando la sesión entre el máximo en 9.077 y el mínimo en 8.961, para acabar cerrando en los 9.061 puntos. Muy buen cierre por hacerlo casi en máximos de la sesión y alejados de todas las referencias de control.

La recomendación de carácter general, tras la recuperación de los 8.700 puntos ha pasado a ser la de MANTENER las posiciones ganadoras: los perfiles más inquietos mientras no perdamos la zona de los 8.790 o si no podemos con los 9.250. Los moderados y los conservadores mientras sigamos cerrando por encima de las zonas de los 8.750 y de los 8.710 puntos respectivamente.

El aspecto técnico ha vuelto a mejorar respecto a la pasada semana, ya que el rebote ha tenido consistencia y nos ha llevado al escalón superior en la escalera de la recuperación de precios, pasando a estar dentro del rango comprendido entre los 8.800 y los 9.250, que tras los correspondientes bandazos debería llevarnos a definir el siguiente movimiento.

Por abajo tranquilidad total mientras sigamos respetando al cierre semanal la cota de los famosos 8.800 puntos.

Resumen semanal y repaso de los "cinco magníficos".

La semana (del 13 al 20 de octubre), finaliza con un avance de 452 puntos, que suponen una ganancia del 5,26 %, dejando al IBEX 35 con una caída acumulada de 483, equivalentes a una minusvalía anual del 5,06 %.

Telefónica. Se quedó muy cerca de apoyar en los 8,60, rompiendo con fuerza los 8,80 que volvían a meternos de nuevo en la partida. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 8,90 para los medioplacistas o no pierda los 9,10 euros para los más inquietos.

Banco de Santander. Una serie de oportunas recomendaciones de algunas grandes casas de bolsa, unido a un interesante aspecto técnico le han dado alas por encima de la resistencia de los 4,10, que ojalá duren. Mantener mientras siga cerrando por encima de los cuatro euros para los medioplacistas o no pierda los 4,20 para los más inquietos.

BBVA. Recuperar la media docena de euros abre el camino hacia los 6,50, siempre y cuando siga respetando sus soportes de control. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 5,60 para los medioplacistas o no pierda los 6,10 euros para los más inquietos.

Iberdrola. Su movimiento entre los aproximadamente 5,80 y los 6,10 euros se está convirtiendo en uno de los clásicos de este ejercicio. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 5,90 para los medioplacistas o no pierda los 6,10 euros para los más inquietos.

Repsol. Acariciar los trece euros parece un sueño para sus sufridos accionistas que estuvieron a punto de vender al verlas cotizando a menos de nueve, cuando caía el precio del petróleo. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 12,50 para los medioplacistas o no pierda los 12,80 euros para los perfiles más inquietos.

Como siempre, feliz semana y mucha suerte en la bolsa y en la vida.

AVISO LEGAL: Este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones, son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.