Entre la sorpresa y el sorpasso

Tic, tac, tic, tac… Se acerca la fecha clave del 26J y es tiempo de mojarse. Al fin y al cabo no deja de ser una apuesta de inversión, intentar acertar quien puede ser el vencedor del interesante partido electoral, del que de momento hemos tenido prórroga, esperando por el bien de todos, que el resultado final no se decida en los penaltis.

Soy de los que piensa que Unidos Podemos puede ser la fuerza más votada, pero que el PSOE, que van a tener la llave con su posible tercer puesto, acabará por apoyar por acción u omisión al PP facilitando la formación de Gobierno e impidiendo unas nuevas elecciones. Por supuesto puedo equivocarme, pero de ser así, que será lo más probable, ya estoy curtido con mis previsiones bursátiles de todos estos años.

Me consta que más de un simpatizante podemita, concretamente algunos entrevistados telefónicamente para un sondeo de opinión por una de las casas más prestigiosas, declaraban ser fervientes defensores de Mariano y del PP, mientras estallaban en carcajadas una vez finalizada la entrevista.

En la calle, que al fin y al cabo es donde se decide la contienda, se nota algo especial y la gente más insospechada está dispuesta a acercarse a las urnas eligiendo esa opción, más como un grito de rabia, que como una alternativa seria de Gobierno, en lo que coloquialmente se entiende como “voto de castigo”, coincidiendo, curiosamente, en esta ocasión, con el llamado “voto útil”.

En cualquier caso, me cuesta entender la inquina del “Sistema”, o si lo prefieren de los llamados “Señores del Ibex 35” contra los chicos (y chicas) de Unidos Podemos, ya que en lugar de enviar a “los mercenarios de la palabra” a morderles en la yugular, deberían hacerles un monumento por la labor impagable que han realizado en apenas dos años: han debilitado al PSOE impidiéndoles ser en la práctica alternativa de Gobierno. Han fagotizado a IU dejándoles reducidos a una fuerza testimonial. Han vaciado las calles de manifestantes contribuyendo de manera importante a la paz social. Han ayudado a vertebrar España reduciendo la tensión separatista existente en Cataluña y Euskadi. Han consolidado, al dejar de cuestionarla con veleidades republicanas, la incipiente Monarquía de Felipe VI. Insisto, una labor impagable que deberían agradecer a Pablo y a sus muchachos (y muchachas), en lugar de inventar eslóganes imposibles del tipo. “No cuela, no cuela, quieren otra Venezuela”.

La apertura con hueco alcista, que fue cerrado, oscilando la sesión entre el máximo de los 8.912 y el mínimo en 8.684, para acabar cerrando en los 8.885. Muy buen cierre por hacerlo por encima de la media de la sesión, y alejado de todas las referencias de control.

La recomendación de carácter general, tras la recuperación de la zona de los 8.370 a la que me refería en el último comentario, ha pasado a ser la de MANTENER las posiciones ganadoras: los perfiles más inquietos mientras no perdamos la zona de los 8.740 o si no podemos con los 9.080. Los moderados y los conservadores mientras sigamos cerrando por encima de las zonas de los 8.640 y de los 8.570 puntos respectivamente.

El aspecto técnico ha cambiado bastante, y pese a quedar desbordado por los acontecimientos políticos de la semana, no deja de ser curioso como las noticias de encuestas y casas de apuestas ayudan a llegar hasta la zona de soporte o de resistencia más cercana en función del recibimiento que tienen esos datos en el mercado.

Tanto la cotización de la libra como el comportamiento de los índices apunta a una victoria de los Británicos partidarios de seguir en Europa, pese al susto y a la volatilidad que nos hicieron enfrentarnos la pasada semana. Ahora nos falta la confirmación de la noticia y la jornada post electoral del lunes que tampoco es moco de pavo, ya que casi siempre se han producido caídas importantes y esta vez tampoco debería ser diferente. En el momento de escribir este comentario faltan un par de horas para el cierre de la jornada electoral del llamado Brexit.

Resumen semanal y repaso de los “cinco magníficos”.

La semana (del 16 al 23 de junio), finaliza con un avance de 685 puntos, que suponen una ganancia del 8,36 %, dejando al IBEX 35 con una caída acumulada de 659, equivalentes a una minusvalía anual del 6,91 %.

Telefónica. La recuperación de los 8,70 euros, volvió, al igual que al resto de los valores, a meterles en la partida, empezando a acercarse a la resistencia de los 9,30 donde se enfrenta a su hora de la verdad. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 8,80 para los medioplacistas o no pierda los 9,10 euros para los perfiles más inquietos.

Banco de Santander. Por fin ha conseguido recuperar la cota de los cuatro euros, invitando de nuevo a la esperanza a la legión de accionistas pillados a precios imposibles. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 3,90 para los medioplacistas o no pierda los 9,40 euros para los perfiles más inquietos.

BBVA. Se nota su origen bilbaíno al ser capaz de recuperar más del 10 % en una semana y sin despeinarse oiga. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 5,40 para los medioplacistas o no pierda los 5,70 euros para los perfiles más inquietos.

Iberdrola. Vuelve a recuperar por los pelos la media docena de euros, que no está nada mal. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 5,90 para los medioplacistas o no pierda los seis euros para los perfiles más inquietos.

Repsol. Otro valor que lo ha hecho muy bien esta semana recuperando casi un euro. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 11,20 para los medioplacistas o no pierda los 11,60 euros para los perfiles más inquietos.

Como siempre… feliz semana y mucha suerte en la bolsa y en la vida.

AVISO LEGAL: Este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones, son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.