La procesión va por dentro

Yellen y Draghi con sus intervenciones tanto en la FED como en el BCE van dirigiendo a los costaleros del Ibex, que intentando mantener el ritmo, hacen tambalearse los pasos de los índices, con un peligroso bamboleo que roza cada vez más las esquinas, los balcones y hasta los carteles publicitarios de las empresas cotizadas, sin que nadie llegue a creerse la tan cacareada recuperación y en algunos casos empiecen a saltar chispas, astillas y hasta soportes.

Tal vez porque nos enfrentamos a un tiempo nuevo en el que nada es lo que era ni lo que parece. En un mundo de recursos escasos en el que igual crecer y crecer no debería ser el único objetivo, con tantos frentes abiertos que a veces da hasta miedo. Y con unos dirigentes internacionales que no ven más allá de sus narices y son incapaces de imaginar las terribles consecuencias de sus actos. Por no hablar de los nacionales, que siguen mareando la perdiz desde hace 90 días para llegar a un acuerdo de Gobierno, pero que tardaron apenas unos minutos en conseguir la unanimidad, (PSOE, PP, Ciudadanos y Podemos) para irse 21 días de vacaciones, con sueldo, dietas y desplazamientos a nuestra costa; dejando a los que pertenecen a alguna comisión de guardia para mantener el tipo y salvar las apariencias.

La apertura con hueco de continuidad bajista, que sigue abierto complicando el escenario, oscilando la sesión entre el maxímo en 8.890, y el mínimo de 8.781, para acabar cerrando en 8.789. Mal cierre por hacerlo por debajo de la media de la sesión y muy cerca del abismo de los 8.770 puntos.

La recomendación de carácter general sigue siendo la de MANTENER las posiciones ganadoras mientras sigamos cerrando por encima de la cercana zonas de los 8.770 puntos.

El aspecto técnico ha vuelto a complicarse, ya que al no poder ir el lunes más allá de los 9.138, hemos vuelto a buscar apoyo, perdiendo el escalón de referencia en el que nos encontrábamos, además hay que tener en cuenta que al estar cerrada la bolsa el viernes y el lunes. El martes abriremos descompensados respecto a Estado Unidos Y Europa, donde sólo cierran el viernes.

En cualquier caso parece que ha pasado lo de siempre, una vez pasada la euforía de las medidas de respiración asistida impuestas por el Banco Central y la Reserva Federal, el enfermo vuelve a su situación habitual sin necesidad de que nadie de el parte médico porque nos lo sabemos de memoria: estable dentro d ela gravedad.

Resumen semanal y repaso de los “cinco magníficos”.

La semana (del 17 al 24 de marzo), finaliza con un retroceso de 189 puntos, que suponen una pérdida del 2,10 %, dejando al IBEX 35 con una caída anual de 754, equivalentes a una minusvalía del 7,90 %.

Telefónica. Dicen que lo que no puede ser no puede ser y además es imposible. Liquidez salvo recuperación de la zona de los 9,80 euros.

Banco de Santander. Asomándose de nuevo al precipicio de los cuatro euros. Liquidez salvo recuperación de la zona de los 4,10 euros.

BBVA. Con razón en el argot bursátil les conocemos como “los gemelos”, igualito quu su vecino de origen cántabro pero con la media docena de euros. Liquidez salvo recuperación de la zona de los 6,10 euros.

Iberdrola. Cuando a Iberdrola veas aguantar es que es tiempo de temporal. acabo de imporvisar el “refrán” peno no deja de ser curioso como se ha convertido en valor refugio para días de tormenta. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 5,90 euros.

Repsol. Volvió a chocar contra la cota de los 10,80 y al no ser capaz de superarla invitó a la recogida de beneficios. Liquidez salvo recuperación de la zona de los 10,20 euros.

Como siempre, feliz semana y mucha suerte en la bolsa y en la vida.
AVISO LEGAL: Este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones, son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.