La hora bruja

El tercer viernes del tercer mes de cada trimestre se produce el vencimiento de futuros y opciones sobre índices y acciones en lo que el mercado viene denominando “cuádruple hora bruja”. Antes se llamaba triple y los aficionados a los anglicismos conocen también a estas cuatro importantes citas anuales como FF: Friky Friday.

Son sesiones caracterizadas por una elevada volatilidad, ya que todos los operadores intentan llevarse el ascua a su sardina y muchos cierran sus operaciones realizando el llamado roll over, que consiste en cerrar la posición abriendo inmediatamente otra para el siguiente vencimiento.

Las jornadas anteriores suelen ser de tanteo y es normal asistir a movimientos violentos, con continuas subidas y bajadas como los de ayer, más propias de una montaña rusa que de un mercado de valores regulado de esas maneras, pero es lo que hay y como dice el refrán: “con estos bueyes nos toca arar”.

La apertura con hueco alcista, que fue cerrado oscilando la sesión entre el máximo en 9.071, y el mínimo de 8.782, para acabar cerrando en 8.978. Buen cierre por hacerlo por encima de la media de la sesión y respetando las referencias de control.

La recomendación de carácter general sigue siendo la de MANTENER las posiciones ganadoras: los perfiles más inquietos mientras no perdamos la zona de los 8.960 o si no podemos con los 9.480 puntos. Los moderados y los conservadores mientras sigamos cerrando por encima de las zonas de los 8.820 y de los 8.670 puntos respectivamente.

El aspecto técnico ha mejorado muy poco respecto al último comentario y estamos intentando no resbalar en el escalón superior; limitado entre los 8.800 y los 9.400 puntos, con un escollo importante en torno a los 9.200, zona que funcionó muy bien hace meses como soporte y que ahora, como sucedió el pasado lunes, debería transformarse en resistencia.

En cualquier caso veremos cómo se toma el mercado la resaca tras las medidas del BCE y de la Fed de estos últimos días, ya que en principio la sesión de vencimientos desvirtúa el escenario y la proximidad de la Semana Santa debería invitar a la recogida de beneficios.

Resumen semanal y repaso de los “cinco magníficos”.

La semana (del 10 al 17 de marzo), finaliza con un avance de 212 puntos, que suponen una ganancia del 2,42 %, reduciendo las pérdidas anuales a 565, equivalentes a una minusvalía del 5,92 % en lo que llevamos de ejercicio.

Telefónica. Cada vez que intenta subirse a la decena de euros, sale tanto papel que le empuja hacia la novena. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 9,80 euros para los medioplacistas o no pierda los 9,90 para los perfiles más inquietos.

Banco de Santander. No sólo derribó la cota de los cuatro euros sino que siguió como un caballo desbocado hacia los 4,50, donde no ha podido superar la resistencia, lo que parece lógico y normal, sobre todo si tenemos en cuenta que desde los 3,30 ha llegado a acumular una revalorización del 36 % en apenas un mes. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 4,10 euros para los medioplacistas o no pierda los 4,20 para los perfiles más inquietos.

BBVA. Tiene ganas de recuperar los siete euros pero de momento parece que toca seguir algo más de tiempo entre los seis y los 6,50. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 6,10 euros para los medioplacistas o no pierda los 6,30 para los perfiles más inquietos.

Iberdrola. Da la impresión que pese a la campaña de recompra de acciones ha perdido el paso en el baile, esperemos que lo recupere pronto. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 5,90 para los medioplacistas o no pierda los seis euros para los más inquietos.

Repsol. Vuelve a chocar una vez y otra contra la importante resistencia situada en torno a los 10,80, (máximo de ayer 10,8350), sin conseguir ir más allá. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 10,20 euros para los medioplacistas o no pierda los 10,50 para los perfiles más inquietos.

Como siempre, feliz semana y mucha suerte en la bolsa y en la vida.

AVISO LEGAL: Este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones, son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.