“Drag King”

Las plataformas de los brókeres echaban más humo que los cañones de efectos especiales en el Carnaval de Las Palmas, celebrando la decisión de Draghi de bajar los tipos de interés y el precio del dinero hasta el cero patatero. El mercado ha estallado de alegría desbordando la tensión acumulada a la espera de sus palabras, y una vez disfrutado de los fuegos artificiales, la traca final ha vuelto a dejar las cosas en su sitio.

Sesión de ida y vuelta, que ha resuelto los gastos de la cercana Semana Santa a más de un viajero inversor, pero que deja los problemas y dudas de siempre en el aire, dando en el fondo la impresión que Don Mario, intenta apuntalar con sus medidas y palabras al edificio Europa, cada vez más envejecido y enfermo, no sólo desde el punto de vista económico sino también moral.

La apertura plana y con dudas, oscilando la sesión entre el máximo en 9.105, y el mínimo de 8.730, para acabar cerrando en 8.766. Mal cierre por hacerlo por debajo de la media de la sesión, aunque positivo por seguir respetando las referencias de control.

La recomendación de carácter general sigue siendo la de MANTENER las posiciones ganadoras: los perfiles más inquietos mientras no perdamos la zona de los 8.730 o si no podemos con los 9.120 puntos. Los moderados y los conservadores mientras sigamos cerrando por encima de la zona de los 8.520 puntos.

El aspecto técnico ha variado poco y lo único destacable de la semana ha sido el intento de ataque al escalón superior, limitado, entre aproximadamente los 8.800 y los 9.400 puntos. Por abajo, el rango lateral sigue estando muy claro entre los 8.200 y los 8.800 y en esas estamos, sin terminar de definir y confiando en que el cierre semanal tras la sesión de vencimientos ayude a aclarar las ideas respecto al próximo movimiento.

Resumen semanal y repaso de los “cinco magníficos”.

La semana (del 3 al 10 de marzo), finaliza igual, con una diferencia de 0,10 puntos, dejando al Ibex 35 sin cambios, con una pérdida de 777 puntos, equivalentes a una minusvalía anual del 8,14 %.

Telefónica. Ha logrado superar la cota de los diez euros, pero poco ha durado la alegría en casa del pobre matildero. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 9,60 euros para los medioplacistas o no pierda los 9,70 para los perfiles más inquietos.

Banco de Santander. Intentando consolidar la cota de los cuatro euros como soporte de referencia. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 3,90 euros para los medioplacistas o no pierda los 4,10 para los perfiles más inquietos.

BBVA. Hacía tiempo que no veía esos bandazos en su cotización durante la sesión. Se ha movido en un rango superior al 8 %, comportándose más como un chicharro, que como uno de los “too big to fail”. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 5,90 euros para los medioplacistas o no pierda los 6,10 para los perfiles más inquietos.

Iberdrola. Esta semana le ha dado por hacer apnea, bajando a visitar los 5,80 desde donde afortunadamente le ha dado por rebotar. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 5,90 euros.

Repsol. Parece que ha finalizado su vigoroso sprint al chocar contra la resistencia de los 10,80 donde se ha dado la vuelta, lo que no es extraño, ya que venía desde los 8,40, acumulando una revalorización superior al 28 % en un par de semanas y sin descansar. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 9,80 euros para los medioplacistas o no pierda los 10,10 para los perfiles más inquietos.

Como siempre, feliz semana y mucha suerte en la bolsa y en la vida.

AVISO LEGAL: Este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones, son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.