El Renacido

Banco Santander

El Ibex 35 se ha dedicado esta semana a copiar a Leonardo Di Caprio en la posiblemente oscarizada película de Iñarritu, resistiendo de manera espectacular el ataque del oso bajista salvaje que le había dejado, a base de certeros zarpazos, tan maltrecho y malherido que estaba a punto de rendirse y cerrar por derribo. Por cierto, si les gusta la fotografía, los paisajes nevados y la vida salvaje, no dejen de ir a verla. El argumento ya tal, previsible, en plan cine casero de las cuatro, con mantita y sofá.

El caso es que hemos vuelto a pasar, como suele ser habitual en el mercado, de la depresión a la euforia, con movimientos muy rápidos y violentos, pero desgraciadamente sin que nada haya cambiado, ya que siguen sobrando los datos y los motivos, como diría Joaquín Sabina, para que la desconfianza se haya instalado entre los gestores y pequeños inversores sobre todo en lo que a la banca se refiere.

Y salvo contadas excepciones, normalmente de participantes interesados, (alguno ha llegado a decir que subiremos el 30 % desde aquí al fin del ejercicio), aprovechan los encontronazos con las zonas de resistencia para asumir pérdidas en mejores condiciones, o recoger rápidamente beneficios, dando la impresión de que el llamado "inversor final", o está pillado, o continúa brillando por su ausencia.

La apertura con hueco de continuidad alcista, que fue cerrado, oscilando la sesión entre el máximo en 8.479, y el mínimo de 8.255, para acabar cerrando en 8.295. Mal cierre por hacerlo por debajo de la media de la sesión, pero positivo por seguir respetando la importante referencia de los 8.200 puntos.

La recomendación de carácter general ha pasado a ser la de MANTENER las posiciones ganadoras: los perfiles más inquietos mientras no perdamos la zona de los 8.200 o si no podemos con los 8.500 puntos. Los moderados y los conservadores mientras sigamos cerrando por encima de las zonas de los 8.080 y de los 7.920 puntos respectivamente.

El aspecto técnico ha vuelto a mejorar, asistiendo a un espectacular e inesperado rebote en apenas una semana, que nos ha llevado hasta la zona de resistencia situada en torno a los 8.500, (máximo 8.479), donde ha vuelto a imponerse la cordura y la recogida de beneficios antes de que se los coman los pajaritos.

Resumen semanal y repaso de los "cinco magníficos".

La semana (del 11 al 18 de febrero), finaliza con un avance de 549 puntos, que suponen una subida del 7,02 %, dejando al Ibex 35 con una pérdida de 1.252, equivalentes a una minusvalía anual del 13,12 %.

Telefónica. La recuperación de los 8,90 metía a Matilde de nuevo en la partida y en las carteras de numerosos analistas, pero la cercanía de los 9,60 invitaba de nuevo a la prudencia y a recoger los jugosos beneficios acumulados durante estas cinco últimas jornadas. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 9,10 euros para los medioplacistas o no pierda los 9,40 para los perfiles más inquietos.

Banco de Santander. Llegar a subir más del 15 % en apenas cinco sesiones, con comportamiento más de chicharro que no de uno de los "too big to fail", (el jueves pasado cambiaba a 5,30 y ayer ha llegado a cruzarse a 5,80 euros), es algo a lo que no terminamos de acostumbrarnos, incluso los más veteranos del parqué. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 3,50 euros para los medioplacistas o no pierda los 3,60 para los perfiles más inquietos.

BBVA. La cercanía de la media docena ha vuelto a provocar la salida de papel enviándole otra vez hasta casi la casilla de salida. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 5,50 euros para los medioplacistas o no pierda los 5,60 para los perfiles más inquietos.

Iberdrola. Vuelve a estar en el alambre de la media docena de euros, donde parece que hace equilibrios para no derrumbarse y caer por la pendiente del cinquillo. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 5,90 para los medioplacistas o no pierda los seis euros para los perfiles más inquietos.

Repsol. Ha recuperado con fuerza la cota de los 8,80, a la que me refería en el último comentario, pero sigue teniendo muchas dificultades para ir más allá de los 9,40, sin ser capaz de romper eses interesante movimiento lateral para quien lo sepa y pueda aprovechar. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 8,80 para los medioplacistas o no pierda los nueve euros para los perfiles más inquietos.

Como siempre, feliz semana y mucha suerte en la bolsa y en la vida.

AVISO LEGAL: Este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones, son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.

Sobre el autor de esta publicación