Al borde del abismo

No está el mercado para tirar cohetes y hay más miedo que vergüenza entre los sufridos inversores que ven como se va devaluando a velocidad de crucero el valor de sus carteras. Enero finalizó con caídas del 7,63 % y parecía que con el cambio de mes iba a cambiar la racha pero febrerillo el loco, ofrece más de lo mismo.

Si nos remontamos al pasado mes de julio, las caídas del Ibex 35 superan el 25 % y en los valores bancarios mejor ni sacar la cuenta, ya que a pesar de seguir ganando mucho dinero como indican en la publicación de sus resultados, sus cotizaciones no terminan de creérselo y en el caso de los bancos medianos las bajadas de enero han sido espectaculares, teniendo que retroceder por el túnel del tiempo para encontrar esos niveles de precio.

Seguimos creciendo y algunos analistas afirman que la inercia de la recuperación nos llevaría a continuar haciéndolo incluso si llegásemos hasta finales de junio sin Gobierno, como de hecho paso no hace mucho en Bélgica, lo que no deja de tener su gracia, diciendo muy poco a favor de nuestra clase política.

Por otro lado, algunos índices y datos barruntan una posible recesión en USA y explicaría en parte las caídas bursátiles, sin olvidar los piedra, papel o tijera, de China, países emergentes y precio del petróleo; lo que me hace recordar la famosa frase de Samuelson “Los mercados han anticipado nueve de las últimas cinco recesiones”.

La apertura con hueco de agotamiento de caída, que fue cerrado, oscilando la sesión entre el máximo en los 8.521, y el mínimo de los 8.287, para acabar cerrando en los 8.468 puntos. Buen cierre por hacerlo por encima de la media de la sesión, aunque negativo por seguir alejados de la primera referencia de control.

La recomendación de carácter general es la de LIQUIDEZ, o cortos los que los trabajan, salvo recuperación de la zona de los 8.550 puntos.

El aspecto técnico sigue prácticamente igual, ya que el movimiento lateral al que me refería en el último comentario (8.200 – 8.940), no ha variado siendo curiosamente 8.180 y 8.896 los mínimos y máximos semanales, rozando el larguero por la aproximación de menso de cincuenta puntos tanto al soporte como a la resistencia más cercanas.

El dato más positivo ha sido la formación de un posible doble suelo en torno a los 8.180 – 8.206 con los mínimos del 20 de enero y del 3 de febrero, que se convierte en la zona de soporte más importante, teniendo en cuanta que si llegásemos a perderlo el pánico vendedor podría llevarnos hasta los 7.500 puntos. Por arriba los 8.940 siguen siendo la cota a batir con permiso de los 8.550 puntos.

Resumen semanal y repaso de los “cinco magníficos”.

La semana (del 28 de enero al 4 de febrero), finaliza con un retroceso de 122 puntos, que suponen una bajada del 1,43 %, dejando al Ibex 35 con una pérdida de 1.076, equivalentes a una minusvalía anual del 11,27 %.

Telefónica. Ha vuelto a jugar con fuego al cambiar en algunos momentos por debajo de los nueve euros, pero afortunadamente ha respetado la referencia al cierre de la sesión. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 9,10 para los medioplacistas o no pierda los 9,30 euros para los perfiles más inquietos.

Banco de Santander. El lunes descontó cinco céntimos de dividendo que han volado junto a los de varios trimestres más, aunque el tironcillo del miércoles le acerca de nuevo a una cota interesante. Liquidez salvo recuperación de la zona de los 3,70 euros.

BBVA. Ver cambiando la cotización del banco por debajo de los 5,50 euros es algo que choca incluso a los que nos dedicamos a este oficio, menos mal que parece haber encontrado su cama elástica. Liquidez salvo recuperación de la zona de los 5,80 euros.

Iberdrola. Es junto a Inditex, Ferrovial y Gamesa uno de los pocos valores que está capeando el temporal con dignidad y funcionando como “valor refugio”. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 6,20 para los medioplacistas o no pierda los 6,30 euros para los perfiles más inquietos.

Repsol. Anda en plan veleta para desesperación de los inversores más tradicionales, dando bandazos en función de las enloquecidas variaciones del precio del petróleo. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 8,80 para los medioplacistas o no pierda los 9,20 euros para los perfiles más inquietos.

Como siempre, feliz semana y mucha suerte en la bolsa y en la vida.

AVISO LEGAL: Este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones, son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.