El cazador

Draghi volvió a salvar los pocos muebles que quedaban antes de hundirse en el naufragio de las cotizaciones y como buen cazador ecologista, disparó palabras tranquilizadoras con dardos en lugar de balas, con tan buena fortuna que convenció a los osos bajistas de que una retirada a tiempo es una victoria, mandándoles a hibernar, al menos momentáneamente, para satisfacción de la mayoría de los ahorradores que estaban a punto de tirar la toalla.

Quedan muchos frentes abiertos, pero es posible que el castigo haya sido suficiente al buscar apoyo en el soporte de los 8.200 puntos, donde parece que la entrada de dinero ha detenido la salida de papel, ayudados por el cierre acelerado de las posiciones cortas o bajistas que llevaban muchas de las llamadas “manos fuertes”.

La temporada de resultados debería ser la prueba del algodón y como hemos visto ayer con los de Bankinter, al ser mejor de lo esperado por el consenso de analistas, sus acciones han subido más del 5 % casi sin despeinarse. Sin olvidar la caída del petróleo que es una excelente noticia para países no productores como el nuestro, al bajar en una cifra importantísima nuestra factura energética, ni un posible rebote técnico que ya toca, porque no es normal el mes de enero que llevamos en lo que a las bolsas se refiere.

Resumiendo: aunque sea aún pronto para lanzar las campanas al vuelo es posible, que con permiso de China, lo peor haya pasado, pero la recuperación será lenta y complicada, entre otras cosas porque el Ibex 35 ha dejado en su caída unas pesadas referencias, cuya superación no será nada fácil. Y por supuesto en el caso de que este escenario no se cumpla, la pérdida de los famosos 8.200 puntos en un cierre semanal, volvería a lanzarnos al abismo de las lamentaciones y al “sálvese quien pueda”.

La apertura con hueco de agotamiento de caída, que fue cerrado, oscilando la sesión entre el máximo en los 8.502, y el mínimo de los 8.277, para acabar cerrando en los 8.444 puntos. Buen cierre por hacerlo por encima de la media de la sesión, aunque negativo por seguir sin recuperar ninguna de las referencias de control.

La recomendación de carácter general es la de LIQUIDEZ, o cortos los que los trabajan, salvo apoyo en la zona de los 8.200 o recuperación de los 8.520 puntos.

El aspecto técnico no ha variado desde el último comentario y la única esperanza es la posibilidad de haber tocado suelo en la zona de los 8.200, con el mínimo intradía de los 8.206 del pasado miércoles, coincidiendo con movimientos muy similares en los índices americanos y europeos más relevantes.

En cualquier caso la situación continúa estable dentro de la gravedad y eso que faltaría por descontar la solución al sudoku electoral, que empieza a ser casi tan complicado como el mercado.

Resumen semanal y repaso de los “cinco magníficos”.

La semana (del 14 al 21 de enero), finaliza con un retroceso de 343 puntos que suponen una bajada del 3,91 %, dejando al Ibex 35 con una pérdida de 1.100, equivalentes a una minusvalía anual del 11,53 %.

Telefónica. Ha llegado a perder la zona de los nueve euros, retrocediendo a niveles del verano de 2013 y aunque hay muchos analistas fundamentales opinando que a estos precios es una ganga, nadie puede asegurar que no vaya a seguir bajando. Liquidez salvo recuperación de la zona de los 9,10 euros.

Banco de Santander. Parecía que no iba a perder los cuatro euros, pero torres más altas han caído, y como suele pasar casi siempre, esa cota debería ser ahora la resistencia a romper. Liquidez salvo recuperación de la zona de los 3,90 euros.

BBVA. No hay manera y su caída no ha sido diferente a la del resto de su sector, aunque sigue manteniendo los dos euros de diferencia con su rival más directo. Liquidez salvo recuperación de la zona de los 5,90 euros.

Iberdrola. Parece que ha aprendido a navegar con vientos poco favorables, capeando con bastante soltura el temporal. Liquidez salvo apoyo en los 5,90 o recuperación de la zona de los 6,20 euros.

Repsol. No pudo aguantar el soporte de los 8,60 llegando a estar a punto de quedarse sin bizcocho, cambiar en algunos instantes por debajo de la cifra mágica. Liquidez salvo recuperación de la zona de los 8,40 euros.

Como siempre, feliz semana y mucha suerte en la bolsa y en la vida.

AVISO LEGAL: Este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones, son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.