“Cabañuelas y Politibex”

En numerosos países de América Latina y en muchas zonas rurales, existe la creencia de que el comportamiento del tiempo en los primeros días del año, determina el clima en los meses siguientes, estableciendo una relación entre el primero con enero, el segundo con febrero y así sucesivamente. Si aplicamos esa curiosa teoría al ejercicio bursátil nos encontramos, que pese a haber transcurrido únicamente nueve sesiones, disponiendo por tanto únicamente de la información hasta septiembre, todos los meses serían bajistas, salvo febrero, julio y agosto.

Otro dato importante que debe condicionar la evolución del mercado a corto plazo, pese a su debilidad, es la evolución de la situación política, ya que la repetición de elecciones, sin que nadie pueda garantizar que vaya a desbloquearse la situación, debería llevarnos a buscar soporte en la zona de los 8.200 – 8.500 puntos.

Mientras que un acuerdo de Gobierno liderado por el PP, independientemente de quién fuera el candidato, apoyado por Ciudadanos y con la abstención del PSOE abriría el camino hacia los 9.200, donde deberíamos definir el siguiente movimiento.

En cualquier caso como sigo sin encontrar la bolita mágica para saber lo que harán los famosos mercados y evidentemente no puedo anticipar sus movimientos, lo comento únicamente como escenario de trabajo para las próximas sesiones.

La apertura con hueco de agotamiento de subida, que sigue abierto complicando el escenario, oscilando la sesión entre el máximo en los 8.854, y el nuevo mínimo anual de los 8.662, para acabar cerrando en los 8.787 puntos. Buen cierre por hacerlo por encima de la media de la sesión, aunque negativo por seguir sin recuperar ninguna de las referencias de control.

La recomendación de carácter general es la de LIQUIDEZ, o cortos los que los trabajan, salvo apoyo en la zona de los 8.660 o recuperación de los 8.940 puntos.

El aspecto técnico continúa muy débil, el inicio del año no ha podido ser más desalentador, encadenando sesiones en las que tanto los mínimos como los máximos son inferiores a la anterior, lo que se considera una importante señal bajista, con la dificultad añadida de haber dejado cuatro impresionantes huecos en sólo nueve jornadas, que pesarán como losas cuando volvamos a acercarnos a ellos.

Resumen semanal y repaso de los “cinco magníficos”.

La semana (del 7 al 14 de enero), finaliza con un retroceso de 272 puntos que suponen una bajada del 3,00 %, dejando al Ibex 35 con una pérdida de 756, equivalentes a una minusvalía anual del 7,93 %.

Telefónica. Intentando encontrar suelo pero se encuentra muy maltratada tras el ajetreo de las fiestas. Liquidez salvo recuperación de la zona de los 9,50 euros.

Banco de Santander. Parece que en el límite de los cuatro euros la entrada de dinero frena la salida de papel, pero sigue en la cuerda floja. Liquidez salvo recuperación de la zona de los 4,20 euros.

BBVA. El gemelo no iba a ser menos que su pariente, pero como es de Bilbao, desde un par de euros más arriba. Liquidez salvo recuperación de la zona de los 6,20 euros.

Iberdrola. Mantiene el tipo y aguanta el chaparrón, además no hay que olvidar que descuenta el dividendo. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 5,90 o recuperación de la zona de los 6,30 euros.

Repsol. Está muy débil, pero la especie de doble suelo que ha realizado sobre la cota de los 8,60 ha invitado a tomar posiciones con mucho miedo. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 8,70 para los medioplacistas o no pierda los 8,90 euros para los perfiles más inquietos.

Como siempre, feliz semana y mucha suerte en la bolsa y en la vida.