El efecto arrastre

petróleo

La temporada de presentación de resultados trimestrales está a punto de finalizar, y una vez más ha sido la prueba del algodón que no engaña, como decían en el famoso anuncio de productos de limpieza. En la mayoría de los casos y pese a que las empresas continúan ganando dinero, han sido peores de lo esperado y el mercado ha reaccionado a la publicación de algunos de ellos con especial virulencia.

Hoy hemos visto como los de Repsol han sido la gota que ha colmado el vaso, al reconocer unas pérdidas trimestrales de 221 millones de euros, respecto a las ganancias de 319 en el mismo período de 2014. Y lo que es peor al intuir numerosos analistas, que difícilmente podrán mejorarse, al menos mientras el petróleo siga por debajo de los 50 dólares el barril, produciendo el temido "efecto arrastre" en casi todos los valores del Ibex 35, que para colmo de males, y como a perro flaco todo son pulgas, ha coincidido con la pérdida del importante soporte técnico situado en torno a los 10.250 puntos, provocando la correspondiente oleada de ventas.

La apertura con hueco bajista, que sigue abierto debilitando el escenario, oscilando la sesión entre el mínimo en los 10.113, y el máximo de los 10.369, para acabar cerrando en los 10.144 puntos. Mal cierre por hacerlo por debajo de la media de la sesión, perdiendo todas las referencias de control.

La recomendación de carácter general, una vez perdidas las referencias del último comentario, pasa a ser la de LIQUIDEZ, o cortos los que los trabajan, salvo recuperación de la zona de los 10.280 puntos.

El aspecto técnico ha vuelto a complicarse, ya que la pérdida de la cota de los 10.340 puntos, invita a la liquidez y a dedicarse a otras actividades menos gravosas, salvo que sean ustedes de los escasos inversores que intentan aprovechar los dos lados del mercado.

Resumen semanal y repaso de los "cinco magníficos".

La semana (del 5 al 12 de noviembre), finaliza con un retroceso de 287 puntos que suponen una caída del 2,75 %, dejando al Ibex 35 con una pérdida de 135 equivalentes a una minusvalía anual del 1,32 %.

Telefónica. Se ha quedado haciendo equilibrio sobre la cuerda floja, esperemos que no se rompa el alambre. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 11,90 euros.

Banco de Santander. Nuevos intentos de romper sin éxito los famosos 5,30, bajando de nuevo en busca de apoyo. Liquidez salvo recuperación de la zona de los 5,10 euros.

BBVA. No hay manera y el problema que tiene es que bajo el soporte de los 7,50 solo quedan los 7,30, esperemos que aguanten. Liquidez salvo recuperación de la zona de los 7,80 euros.

Iberdrola. Sigue a su bola y ni sufre ni padece, de hecho no hay que modificar sus referencias ni tan siquiera una coma. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 6,30 para los medioplacistas o no pierda los 6,40 euros para los más inquietos.

Repsol. Se cumple el viejo dicho, ese que dice que los soportes de ayer son las resistencias de mañana. Liquidez salvo recuperación de la zona de los 11,80 euros.

Muchas gracias y feliz semana.

AVISO LEGAL: Este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones, son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.

Sobre el autor de esta publicación