Temporada de resultados

Las empresas cotizadas continúan su desfile por la pasarela del mercado, mostrando las interioridades de sus cuentas trimestrales, que son escudriñadas con mucha atención por los analistas fundamentales, y aunque el hecho evidente sea que siguen ganando dinero a espuertas para satisfacción de sus accionistas y de las cuentas corrientes de sus equipos directivos, algo no termina de gustar a los operadores cuando aprovechan la confirmación de la noticia para recoger de nuevo los jugosos beneficios acumulados durante las últimas semanas.

La caída de la bolsa de China y la casi segura subida de tipos de interés en Estados Unidos, han sido las nuevas serpientes de verano que han sustituido al recurrente tema de la deuda griega como disculpa para justificar los movimientos del mercado. En cualquier caso y pese a la euforia gubernamental algo chirría en una economía capaz de crecer por encima del 3 %, mientras sus salarios caen el 0,2 % y el desempleo se convierte en un mal casi endémico.

La apertura con hueco alcista, que fue cerrado, oscilando la sesión entre el mínimo en los 11.117, y el máximo de los 11.362, para acabar cerrando en los 11.168 puntos. Mal cierre por hacerlo por debajo de la media de la sesión, aunque positivo por seguir respetando alguna de las referencias de control.

La recomendación pasa a ser contradictoria, ya que mientras para los perfiles más inquietos es la de LIQUIDEZ, o cortos los que los trabajan, salvo apoyo en la zona de los 11.160 o recuperación de los 11.210; para los moderados y los conservadores continúa siendo la de MANTENER las posiciones ganadoras mientras sigamos cerrando por encima de las zonas de los 11.160 y de los 10.980 puntos respectivamente.

El aspecto técnico sigue siendo lateral alcista, pero la pérdida de la cota de los 11.240 puntos vuelva a complicar el escenario. No pudimos marcar nuevos máximos semanales y la zona de los 11.612 volvió a ser la señal de recogida para los beneficios acumulados, volviendo a quedarnos atrapados entre dos aguas, aunque afortunadamente los soportes y las resistencias siguen siendo bastante claros.

Resumen semanal y repaso de los “cinco magníficos”.

La semana (del 23 al 30 de julio), finaliza con un retroceso de 90 puntos que supone una pérdida del 0,80 %, dejando al Ibex 35 con un beneficio de 889 equivalentes a una plusvalía anual del 8,65 %.

Telefónica. Unos buenos resultados le ayudan a intentar atacar los catorce euros, pero el hecho de no conseguir romperlos invita a la prudencia. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 13,60 para los medioplacistas o no pierda los 13,80 euros para los perfiles más inquietos.

Banco de Santander. Cuando los resultados no ayudan a conseguir nuevos avances es que la debilidad puede convertirse en enfermedad. Liquidez salvo recuperación de la zona de los 6,50 euros.

BBVA. Salvando por la campana su zona crítica, aunque hay que decir a su favor que el descuento del dividendo no le ha pasado factura. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 9,10 euros.

Iberdrola. Esta semana le ha dado por mantener alejada de las turbulencias del mercado ni que fuera camino de Soria, como cantaban hace ya varios veranos los de Gabinete Galigari. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 6,30 para los medioplacistas o no pierda los 6,40 euros para los perfiles más inquietos.

Repsol. La pérdida de la frontera de los dieciséis ha precipitado las órdenes de venta. Liquidez salvo recuperación de la zona de los 15,90 euros.

Muchas gracias y feliz semana.

AVISO LEGAL: Este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones, son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.