Tormentas de verano

La volatilidad se ha instalado en el mercado y los precios se mueven a velocidades inusitadas, convirtiendo a las cotizaciones en veletas a merced de los caprichos de Eolo, dios griego del viento, y Euro, que aparte de la moneda que todos conocemos, es también el nombre de un viento que sopla en Europa, curiosamente desde el este hacia el oeste.

La Comisión Europea ha vuelto a atascarse en las negociaciones con el Gobierno griego, incapaces de resolver un problema que dura más de dos años, tal vez porque no tenga solución, ya que todos sabemos que esa deuda es imposible de pagar, y que las condiciones que piden como rebajar las pensiones, que al fin y al cabo son un derecho de cada trabajador conseguido con las cotizaciones de toda su vida laboral, son inaceptables.

Esperemos que sean capaces de encontrar una solución, ya que al fin y al cabo la economía griega supone poco más del 2 % del total de la europea, y sobre todo ya que hablamos de tormentas de verano, que no olviden ese refrán tan famoso que dice: “quien siembra vientos, recoge tempestades”.

La apertura con hueco bajista, que fue cerrado, oscilando la sesión entre el mínimo en los 11.213, y el máximo de los 11.441, para acabar cerrando en los 11.308 puntos. Mal cierre por hacerlo por debajo de la media de la sesión, pero positivo pro seguir alejados de todas las referencias de control.

La recomendación de carácter general, tras la recuperación de los 10.940 puntos, ha pasado a ser la de MANTENER las posiciones ganadoras: los perfiles más inquietos mientras no perdamos la zona de los 11.210 o si no podemos con los 11.500. Los moderados y los conservadores mientras sigamos cerrando por encima de los 11.160 y de los 10.940 puntos respectivamente.

El aspecto técnico ha mejorado considerablemente volviendo al movimiento lateral alcista en el que llevábamos encerrados varios meses, limitados por los máximos anuales y protegidos por la zona de los 11.200 puntos, que se convierte en el soporte de referencia más cercano.

Resumen semanal y repaso de los “cinco magníficos”.

La semana (del 18 al 25 de junio), finaliza con un avance de 436 puntos que suponen una ganancia del 4,01 %, dejando al Ibex 35 con un beneficio de 1.029 equivalentes a una plusvalía anual del 10,01 %.

Telefónica. La euforia compradora de la sesión del lunes le ha llevado a recuperar los trece euros por lo que ajustamos los stop de recogida de beneficios para que no se evaporen totalmente. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 12,90 para los medioplacistas o no pierda los 13,30 euros para los más inquietos.

Banco de Santander. La recuperación de los 6,40 euros fue la última señal de entrada que nos ha llevado en volandas hasta la ya famosa frontera de los 6,80 donde el muro de siempre ha detenido los avances. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 6,50 para los medioplacistas o no pierda los 6,70 euros para los más inquietos.

BBVA. Por fin fue capaz de conseguir ir más allá de los 9,10 y esperemos que ahora sea capaz de reconvertir esa cifra en soporte de referencia. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 9,10 para los medioplacistas o no pierda los 9,30 euros para los perfiles más inquietos.

Iberdrola. Intentando por enésima vez alejarse de la media docena de euros, veremos si esta vez es la buena. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 6,10 para los medioplacistas o no pierda los 6,30 euros para los más inquietos.

Repsol. Es el único de los cinco que pese a tener la disculpa del descuento del dividendo se ha quedado rezagado, señal de debilidad en tiempos de euforia y movimientos rápidos. Liquidez salvo recuperación de la zona de los 16,60 euros.

Muchas gracias y feliz semana.

AVISO LEGAL: Este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones, son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.