El hombre del traje gris

Hoy me he retrasado en el envío del comentario semanal debido a que he estado escuchando al Presidente del Gobierno y chiquito aburrimiento, como se dice en Canarias, aunque a veces parecía un monólogo de los de “el club de la comedia”, o incluso un espagueti western titulado “Nosotros o el caos”.

Claro que estamos creciendo y hemos salido de la recesión, pero también crece el número de ricos, el de pobres, el de desahuciados, crece la brecha social, crece la precariedad laboral, y sobre todo crece la deuda desde que empezó la legislatura en más de 300 mil millones de euros, siendo obligado recordar las famosas frases que le gustaba tanto repetir a Don Mariano cuando estaba en la oposición y que decían algo así como: “no se puede gastar más de lo que se ingresa, cualquier familia lo sabe, porque las deudas hay que pagarlas”.

Por crecer crece hasta la prima de riesgo, que desgraciadamente vuelve a ser noticia, pero con ese tema podemos estar tranquilos, ya que cuando bajaba era por la excelente gestión del Gobierno y ahora que sube es por culpa de los griegos, que ya se sabe que son todos unos extremistas que ni quieren ni pueden pagar.

La apertura con hueco bajista, que fue cerrado, oscilando la sesión entre el mínimo en los 11.654, y el máximo de los 10.888, para acabar cerrando en los 10.871 puntos. Buen cierre por hacerlo en máximos de la sesión, pero no tanto si tenemos en cuenta que seguimos alejados de las referencias de control.

La recomendación de carácter general ha pasado a ser la de LIQUIDEZ, o cortos los que los trabajan, salvo apoyo en la zona de los 10.330 o recuperación de los 10.940 puntos.

El aspecto técnico ha vuelto a empeorar, y el hecho de haber reconvertido la importante zona de los 10.930, de soporte en resistencia no invita precisamente al optimismo, aunque al ser la sesión del viernes 19 de las llamadas de triple o cuádruple hora bruja por el vencimiento de futuros y opciones sobre índices y acciones, cualquier cosa es posible por lo que no va a quedarnos más remedio que seguir atentamente la evolución de los movimientos de los precios en nuestras pantallas.

Resumen semanal y repaso de los “cinco magníficos”.

La semana (del 11 al 18 de junio), finaliza con un retroceso de 285 puntos que suponen una pérdida del 2,55 %, dejando al Ibex 35 con un beneficio de 592 equivalentes a una plusvalía anual del 5,76 %.

Telefónica. No es capaz de sujetarse en la cota de los trece euros continuando con el goteo a la baja que parece llevarle hasta el origen del último movimiento. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 12,50 para los medioplacistas o no pierda los 12,70 euros para los más inquietos.

Banco de Santander. Ha perdido al igual que muchos valores su última referencia de control y parece que en torno a los 6,20 se ha tropezado con su cama elástica desde la que ha rebotado tímidamente. Liquidez salvo recuperación de la zona de los 6,40 euros.

BBVA. Es difícil encontrar diferencias salvo en las cifras de las referencias, sigue lateral entre los 8,70 y los 9,10, dando mucho juego a los que saben jugar en ese rango. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 8,70 para los medioplacistas o no pierda los 8,90 euros para los perfiles más inquietos.

Iberdrola. Ha vuelto a bucear en busca de sus orígenes hasta las profundidades de los 5,90 euros. Mantener mientras siga cerrando por encima de los seis euros.

Repsol. El abono del dividendo que puede ser de 50 céntimos o vía nuevos papelillos ha descompensado sus referencias. Liquidez salvo recuperación de la zona de los 16,60 euros.

Muchas gracias y feliz semana.

AVISO LEGAL: Este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones, son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.