El FMI

Están bonitos los prebostes del Fondo Monetario Internacional, para repartir consejos de austeridad, sobre todo si nos fijamos en la categoría moral de sus tres últimos presidentes. Recomendando bajar salarios mientras se suben los suyos y estando imputados por presuntos delitos de corrupción, fraude fiscal y acoso sexual. Pero, nos gusté o no, sus decisiones influyen y mucho en la marcha de la economía mundial.

Hoy su abandono de la mesa de negociación con Grecia en Bruselas ha sido la disculpa para recoger las abundantes plusvalías acumuladas desde las caídas de la sesión del martes. Mientras siguen representando entre todos los actores la función de la tragicomedia sobre el pago de una deuda imposible de pagar.

En España, el temor ahora es como puede afectarnos la quita o quiebra, ya que por un lado parece que la inercia de la economía europea nos ayudará a seguir creciendo, curiosamente y según una prestigiosa casa de análisis, independientemente de quien gobierne. Aunque por otro, esta semana se ha publicado un dato preocupante que da que pensar sobre nuestra situación real: las rentas de los jubilados han superado por primera vez a la de los asalariados. Es decir que ganan más los que pasan la mañana mirando la obra que los que trabajan en ella.

La apertura plana y con dudas, oscilando la sesión entre el mínimo en los 11.085, y el máximo de los 11.231, para acabar cerrando en los 11.156 puntos. Buen cierre por hacerlo casi en la media de la sesión, y respetando algunas referencias de control.

La recomendación de carácter general ha pasado a ser la de MANTENER las posiciones ganadoras: los perfiles más inquietos mientras no perdamos la zona de los 11.050 o si no podemos con los 11.260 puntos. Los moderados y los conservadores mientras sigamos cerrando por encima de la zona de los 10.930 puntos.

El aspecto técnico ha vuelto a mejorar, y tras el apoyo perfecto en la zona de los 10.930, pese a la caída adicional en el intradía del martes 9 hasta los 10.750 puntos, hemos recuperado la lateralidad alcista en la que llevábamos encerrados tanto tiempo, por lo que si todo sigue así y conseguimos superar la cota de los 11.240, en principio tendríamos garantizado un nuevo tramo de subida. Ni que decir tiene que la pérdida de cualquiera de las referencias al cierre de alguna sesión invalidaría el escenario planteado.

Resumen semanal y repaso de los “cinco magníficos”.

La semana (del 4 al 11 de junio), finaliza con un avance de 11 puntos que suponen una ganancia del 0,10 %, dejando al Ibex 35 con un beneficio de 877 equivalentes a una plusvalía anual del 8,53 %.

Telefónica. Rebotó en la cama elástica de los 12,46 y ahora intenta hacerse de nuevo teenager. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 12,50 para los medioplacistas o no pierda los 12,80 euros para los más inquietos.

Banco de Santander. El martes más de un inversor se asustó al ver acercarse el precio peligrosamente a la zona de los 6,30, desde donde afortunadamente se dio la vuelta. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 6,60 euros.

BBVA. Como suele ser habitual no iba a ser menos que su colega cántabro con la única particularidad que bajó a columpiarse a los 8,70 en lugar de a los 6,30. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 9,10 euros.

Iberdrola. Continúa asimilando las últimas subidas y parece que no quiere perder la media docena de euros por los que cambio su referencia de control. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 6,10 euros.

Repsol. Bajó a buscar apoyo en la zona de los 16,80 donde marcaba señal de entrada. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 16,90 para los medioplacistas o no pierda los 17,10 euros para los más inquietos.

Muchas gracias y feliz semana.

AVISO LEGAL: Este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones, son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.