El poder del perro

No me refiero al magnífico libro de Don Winslow, que recomiendo no perderse, sobre todo a aquellos lectores aficionados a la novela negra, ya que hace un apasionante y a veces crudo relato, del narcotráfico en la frontera mejicana; sino a Excalibur, el perro de Teresa, sacrificado el miércoles por las autoridades sanitarias.

Me pareció muy bien que trajeran a los misioneros infectados, entre otros muchos motivos porque uno de mis hermanos es sacerdote y lleva varios años trabajando en la India; pero intentar dar un golpe de autoridad aparentando un control de una situación que les ha desbordado por completo atacando a la parte más débil, incluso contra la opinión de destacados científicos que recomendaban mantenerlo en observación puede traer consecuencias.

Evidentemente soy perruno y esta mañana paseando con el mío por el parque, al encontrarme con conocidos y comentar el tema, están todos los dueños de mascotas indignados, ante lo que parece una demostración de fuerza que casi nadie termina de entender.

Tomen nota los asesores electorales pero según ANFAAC (Asociación Nacional de Fabricantes de Alimentos para Animales de Compañía), en 2013 había en España censados cinco millones cuatrocientos mil perros, incorporados y queridos como uno más en cada núcleo familiar, casi tantos como parados y casi todos con derecho a voto.

La apertura con hueco de agotamiento de caída, que fue cerrado complicando el escenario, oscilando la sesión entre el máximo de los 10.470 y el mínimo en 10.201, para acabar cerrando en los 10.273 puntos. Mal cierre por estar situados por debajo de la media de la sesión y cada vez más alejados de las referencias de control.

El posible cambio de política de la FED, unido al parón de la locomotora alemana y en menor medida el temor al ébola, que de momento ha afectado puntualmente a todas las compañías relacionadas con el turismo, pueden ser algunas de las causas que justifiquen las caídas, y ya sólo la publicación de resultados de las empresas cotizadas puede devolver algo de alegría a los deprimidos mercados.

El aspecto técnico sigue deteriorándose, y por debajo de la zona de los 10.500 puntos no hay más que sangre, sudor y lágrimas. Siempre me gusta recordar que al fin y al cabo lo que se gana y se pierde es solo dinero, aunque en muchos casos perdamos también el tiempo y la salud.

La recomendación de carácter general sigue siendo, al igual que la semana pasada, la de LIQUIDEZ, o cortos los que los trabajan, salvo apoyo en la zona de los 9.780 o recuperación de los 10.490 puntos.

Resumen semanal y repaso de los “cinco magníficos”.

La semana (del 2 al 9 de octubre), finaliza con un retroceso de 145 puntos que suponen una pérdida del 1,39 %, dejando al Ibex 35 con un saldo positivo de 357 puntos equivalentes a una plusvalía anual del 3,60 %.

Telefónica. Ha buscado apoyo en la zona de los 10,80 euros que comentábamos y parece que aguanta y rebota pero sin mucho entusiasmo. Mantener mientras no los pierda.

Banco de Santander. La semana próxima volverá a diluir su valor inundando el mercado con el papel de los derechos del dividendo que ya he descontado en sus referencias de control. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 6,80 o recuperación de los 7,30 euros.

BBVA. Ha coqueteado peligrosamente con el soporte natural de los nueve euros y sigue al igual que el resto de los valores directores, invitando a la prudencia. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 8,60 o recuperación de los 9,20 euros.

Iberdrola. El más fuerte de los cinco al perder la referencia de los 5,50 empieza a acusar también la fatiga. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 5,30 o recuperación de los 5,50 euros.

Repsol. Buscando suelo en el que descansar sus plataformas y parece que de momento toca seguir hundiéndose en la arena. Liquidez salvo recuperación de la zona de los 18,20 euros.

Muchas gracias y feliz semana.

AVISO LEGAL: Este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones, son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.