Don Mario

Había mucha expectación en el mercado ante las palabras de Draghi, ya que se esperaban pocas medidas al haberse quedado sin balas en el revólver y sin conejos en la chistera, ni nuevos trucos con los que asombrarnos, salvo la confirmación de la compra de deuda, como así ha sucedido. Nada nuevo bajo el sol, en otro intento por reforzar el andamio de la economía de la vieja Europa, donde parece evidente que bajo la hermosa fachada que nos iluminan una y otra vez, hay más de una cañería atascada y un desagüe taponado.

Mientras al otro lado del atlántico, en la calle del muro, parece que las cosas van algo mejor y por extraño que parezca, un buen dato de empleo es interpretado por algunos analistas como que las medidas de estímulo de la FED pueden recortarse e incluso subir los tipos de interés antes de lo previsto. En definitiva que se ha juntado el hambre con las ganas de comer y ya tenemos disculpa para el recorte de ayer.

Sin olvidar la vergonzosa imagen que transmitimos a nivel internacional con los escándalos continuos de corrupción. Soy de los que piensa que la gente de Podemos no es alternativa de Gobierno, que algunas de sus propuestas son difíciles, por no decir imposibles, de aplicar y que en el mejor de los casos sus expectativas electorales no superarían el 15 %, pero parece evidente que al lodazal donde nos han llevado los de “Robemos” durante todos estos años apesta, y ver como se van de rositas con los bolsillos repletos de dinero público en la más absoluta impunidad, es una bofetada en la cara para todos los ciudadanos que intentamos llegar a fin de mes cumpliendo con nuestras obligaciones fiscales.

La apertura con hueco bajista que fue cerrado, oscilando la sesión entre el máximo en 10.769, y el mínimo de la campana final en los 10.418. Cierre horroroso por hacerlo marcando el mínimo de la sesión y alejados de todas las referencias de control.

El aspecto técnico se ha deteriorado considerablemente, y por debajo de la zona de los 10.540 puntos, hemos entrado en una deriva bajista que no tiene ninguna buena pinta, por lo que sería especialmente prudente hasta definir en el amplio rango en el que nos hemos quedado atrapados.

La recomendación de carácter general ha pasado a ser, tras la pérdida de todas las referencias de control a las que me refería en el último comentario, la de LIQUIDEZ, o cortos los que los trabajan, salvo apoyo en la zona de los 9.770 o recuperación de los 10.540 puntos.

Resumen semanal y repaso de los “cinco magníficos”.

La semana (del 25 de septiembre al 2 de octubre), finaliza con un retroceso de 365 puntos que suponen una pérdida del 3,38 %, dejando al Ibex 35 con un saldo positivo de 501 puntos equivalentes a una plusvalía anual del 5,06 %.

Telefónica. No pudo sostenerse en la cota de los 12,20 y tras perder los 12,20 baja en busca de soporte. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 11,80 o recuperación de los 12,10 euros.

Banco de Santander. La pérdida de los 7,60 euros invitaba a hacer caja recogiendo los beneficios acumulados. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 6,80 o recuperación de los 7,40 euros.

BBVA. Los ocho céntimos del derecho del dividendo le han salido algo caros al que entró pensando en que era un chollo cobrarlos. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 9,20 o recuperación de los 9,40 euros.

Iberdrola. Es el único valor de los cinco que seguimos que ni sufre ni padece, igual tiene algo que ver la salvaje subida de la luz que estamos sufriendo los consumidores. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 5,50 euros.

Repsol. No le frena ni la pregunta sencilla y corta del posible referéndum canario sobre las prospecciones en sus costas. Liquidez salvo recuperación de la zona de los 18,30 euros.

Muchas gracias y feliz semana.

AVISO LEGAL: Este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones, son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.