Ferragosto

Una vez superada la primera quincena de agosto, son muchos los veraneantes que se ven obligados a empezar a recoger las sombrillas y toallas iniciando el goteo de la llamada “operación retorno” y el Ibex 35 parece que no está por la labor de perderse la fiesta, y a su manera quiere aportar su granito de arena, de playa por supuesto, intentando retornar a los niveles previos a la huida estival.

La visita del pasado viernes ocho a la cota de los 9.946 puntos, obligando a más de un operador bursátil a suspender urgentemente sus vacaciones, parece que ha sido castigo suficiente, ya que ante la posibilidad de renunciar a todos los beneficios acumulados durante el primer semestre, (2013 finalizó en 9.916,70), los cazadores de gangas aparecieron en escena, consiguiendo una vez más, que la entrada de dinero frenase la salida de papel.

En cualquier caso los datos macro económicos siguen sin ayudar: el motor alemán empieza a dar señales de agotamiento, y la superación de la frontera del billón de euros de deuda impone e impresiona, pero los participantes en el mercado somos tan zoquetes, que preferimos pensar que Draghi seguirá ayudando con sus medidas a mantener flotando nuestros castillos en el aire, antes que venga el lobo feroz de la situación real a soplar, comprobando la solidez o fragilidad de nuestras construcciones, ante el nuevo otoño caliente que se avecina.

La apertura con hueco de agotamiento de subida, que fue cerrado, oscilando la sesión entre el mínimo de los 10.210 y el máximo en los 10.339, para acabar cerrando en los 10.294 puntos. Buen cierre por hacerlo por encima de la media de la sesión respetando la interesante referencia de control en que se ha convertido la zona de los 10.240 puntos.

El aspecto técnico ha mejorado algo durante la última semana y aunque en principio estamos dentro de un rebote técnico, que para darle validez debería llevarnos como mínimo hasta la cota de los 10.420 puntos; el mercado ha vuelto a ser generoso y nos ha dejado señales interesantes tanto de giro como de agotamiento de caída.

La recomendación de carácter general ha pasado a ser la de MANTENER las posiciones ganadoras: los perfiles más inquietos mientras no perdamos la zona de los 10.210 o si no podemos con los 10.420 puntos. Los moderados y los conservadores mientras sigamos cerrando por encima de las zonas de los 10.210 y de los 10.100 puntos respectivamente.

Resumen semanal y repaso de los “cinco magníficos”:

Las semanas (del 7 al 14), finalizan con un avance de 216 puntos que suponen una ganancia del 2,15 %; dejando al Ibex 35 con un saldo positivo de 378 puntos equivalentes a una plusvalía anual del 3,81 %.

Telefónica. Encuentra apoyo en torno a los 10,60 euros, pero le falta fuelle para rebotar con más energía. Liquidez salvo recuperación de la zona de los 11,80 euros.

Banco de Santander. La recuperación de los cercanos 7,20 euros puede considerarse como señal de compra y lo interesante ahora es que sea capaz de aguantar esa cota como soporte. Mantener mientras no los pierda.

BBVA. La cercanía de los 8,50 euros parece ser suficiente castigo y se ha dado la vuelta, aunque al igual que al resto de los valores, parece que falta fuerza en los muelles de esas camas elásticas. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 8,40 o recuperación de los 8,90 euros.

Iberdrola. Es el único de los cinco que sigue ajeno a los movimientos del mercado sin que le afecte, de momento, ni el frío ni el calor. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 5,40 euros.

Repsol. Aunque el algún momento volvió a ser socia del club de “la chica del diecisiete” y el tema de los sondeos en Canarias le está costando lo suyo en cuestión de imagen, parece que quiere aferrarse a la mayoría de edad. Liquidez salvo recuperación de la zona de los 18,20 euros.

Muchas gracias y feliz semana.

AVISO LEGAL: Este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones, son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.