Sangría de verano

Gowex como síntoma y Espírito Santo como confirmación del estado de las cosas, que no son tal y como nos las intentan hacer ver, al menos desde el punto de vista de la fortaleza financiera. España va bien, pero sus ciudadanos no tanto.

Si unos señores son capaces de sacar una empresa a bolsa falsificando las cuentas, creando empresas falsas de clientes, convenciendo de su bondad y de la posibilidad de su proyecto a prácticamente la totalidad de los participantes en el mercado, desde auditores, analistas, pequeños inversores, gestores de fondos, autoridades supervisoras y reguladoras, sin que nadie se entere de nada. Consiguiendo créditos oficiales y la inestimable colaboración del poder político en algunas comunidades y ayuntamientos. Sin que nadie, una vez que se descubre el pastel asuma ninguna responsabilidad, salvo los estafados sus pérdidas, es lógico que la desconfianza se extienda por el mercado llegando a poner en la picota al propio Mercado Alternativo Bursátil (MAB).

Si a eso le añadimos que el Banco Espírito Santo, famoso por ser el que mejor retribuía los plazos fijos y por la campaña publicitaria de Ronaldo, ha sido suspendido en la bolsa portuguesa cuando perdía el 17 % y sobre en el que en el momento de escribir estas líneas hay rumores de nacionalización para evitar su quiebra, ¿recuerdan Bankia?. Y que los bancos españoles son entre los europeos los que mayor exposición tienen a la deuda del país vecino, tanto de bancos, como estatal y de empresas privadas, ya tenemos, añadiendo solamente un poquito de hielo por aquello del calor, todos los ingredientes para preparar una refrescante sangría de verano.

La apertura con mini hueco de agotamiento de subida, que sigue abierto complicando el escenario, oscilando la sesión entre el mínimo de los 10.423 y el máximo en los 10.743, para acabar cerrando en los 10.583 puntos. Mal cierre por hacerlo por debajo de la media de la sesión y alejado de las referencias de control.

El aspecto técnico se ha deteriorado mucho en apenas cinco sesiones y una vez perdida la cota de los 10.940, y pese a seguir siendo alcistas por encima de los 10.340 puntos, hemos dejado más de una duda por el camino que deberíamos resolver lo antes posible, para no terminar amargándonos las vacaciones.

La recomendación para los perfiles inquietos y moderados ha pasado a ser la de LIQUIDEZ, o cortos los que los trabajan, salvo apoyo en la zona de los 10.340 o recuperación de los 10.800 puntos. Mientras que para los conservadores sigue siendo la de MANTENER las posiciones ganadoras si seguimos cerrando por encima de la zona de los 10.340 puntos.

Resumen semanal y repaso de los “cinco magníficos”.

La semana (del 3 al 10), finaliza con un retroceso de 556 puntos que suponen una pérdida del 5,02 %; dejando al Ibex 35 con un saldo positivo de 617 puntos equivalentes a una plusvalía anual del 6,22 %.

Telefónica. Han saltado al igual que en el Ibex 35 todas sus referencias de control para la recogida de beneficios de las últimas operaciones ganadoras. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 11,70 o recuperación de los 12,30 euros.

Banco de Santander. Hoy ha sucedido prácticamente lo mismo en casi todos los valores. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 7,10 o recuperación de los 7,50 euros.

BBVA. Ha perdido todas sus referencias bajando a buscar apoyo en la zona de los nueve euros donde ha marcado entrada de riesgo. Mantener mientras no los pierda.

Iberdrola. Es el que ha aguantado mejor de los cinco las últimas marejadas. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 5,10 o recuperación de los 5,40 euros.

Repsol. La pérdida de los 19,30 ha complicado de nuevo su escenario. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 18,20 o recuperación de los 19,10 euros.

Muchas gracias y feliz semana.

AVISO LEGAL: Este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones, son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.