¿Partida de ajedrez o vuelta a la Guerra Fría?

Los sucesos de Ucrania, principalmente los de Crimea, unido a unos resultados empresariales de las empresas cotizadas que están siendo en muchos casos peor de lo esperado, han sido la excusa perfecta para detener los avances del Ibex 35, que estaba terminando la cuesta de febrero de lo más desmadrado. Hasta que hoy ha frenado en seco y lo único positivo es que ha conseguido mantener intacto el soporte de los 10.060 puntos, donde la entrada de dinero ha conseguido impedir la salida de papel.

Los señores de la guerra siguen moviendo sus hilos, disfrazando de luchas por la libertad, lo que más bien es una pelea despiada entre los amos del universo por el control de los países productores de recursos energéticos cada vez más escasos, mientras los muertos los pone la población civil cada vez más hastiada de sus dirigentes independientemente de la ideología que dicen defender. Irak, Libia, Túnez, Siria, Ucrania y Venezuela, algunos sólo por motivos geo-estratégicos y casi todos por sus impresionantes reservas de gas y/o de petróleo.

La apertura plana y con dudas, oscilando la sesión entre el mínimo de los 10.063 y el máximo en los 10.228, para acabar cerrando en los 10.164 puntos. Buen cierre por hacerlo por encima de la media de la sesión respetando todas las referencias de control.

El aspecto técnico sigue siendo alcista y no ha variado el rango lateral en el que nos encontramos. Tuvimos un tímido intento de romper los 10.200 consiguiendo cerrar dos sesiones por encima de esa cota, para volver a perderlos sin ser capaces de definir el siguiente movimiento. Los resultados empresariales tampoco están siendo uniformes y no ayudan a seguir avanzando, por lo que todo parece indicar que seguiremos a rebufo de los índices americanos que siguen empeñados en macar nuevas marcas con el piolet de los máximos históricos.

La recomendación de carácter general sigue siendo la de MANTENER las posiciones ganadoras: los perfiles más inquietos mientras no perdamos la zona de los 10.060 o si no podemos con los 10.440 puntos. Los moderados y los conservadores mientras sigamos cerrando por encima de las zonas de los 10.060 y de los 9.970 puntos respectivamente.

Resumen semanal y repaso de los “cinco magníficos”.

La semana (del 20 al 27), finaliza con un avance de 102 puntos que suponen una ganancia del 1,01%; dejando al Ibex 35 con un saldo positivo de 247 puntos equivalentes a una plusvalía anual del 2,49 %.

Telefónica. No han gustado sus resultados ni la noticia de la vuelta al dividendo en papelitos, mediante ampliaciones que diluyen el valor de la acción. Liquidez salvo recuperación de la zona de los 11,30 euros.

Santander. Veremos si suponiendo que llegue a enfrentarse de nuevo con su particular bestia negra de los 6,80 euros, es capaz de proseguir su avance. He dejado sin modificar sus referencias respecto al último comentario. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 6,40 para los medioplacistas o no pierda los 6,50 euros para los perfiles más inquietos.

BBVA. Vuelve a intentar consolidar la zona de los nueve euros como soporte, pero le falta material para construir el campamento base sin que le arrastren los numeroso aludes. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 8.80 para los medioplacistas o no pierda los 8,90 euros para los más inquietos.

Iberdrola. Por fin parece que consigue pasar de la renqueante primera y empieza a cambiar de marcha. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 4,60 para los medioplacistas o no pierda los 4,80 euros para los inquietos.

Repsol. El acuerdo con Argentina sobre la indemnización de YPF le ha dado alas, aunque como dicen muchos analistas ha dado la impresión de que ya estaba descontado. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 17,90 para los medioplacistas o no pierda los 18,30 euros para los más inquietos.

Muchas gracias y feliz semana.

AVISO LEGAL: Este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones, son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.