Ibex al borde de un ataque de nervios

Esta semana no hemos ganado para sustos y aunque algunos analistas han atribuido los bruscos movimientos a los problemas con las divisas, primero en Argentina y después en Turquía. Lo cierto es que todos los operadores apretaban las señales de enviar las órdenes de compra y de venta, mirando de reojo a la reunión de la FED del pasado miércoles, y a las decisiones que pudieran tomar respecto a la política de estímulos, que al fin y al cabo, es de lo poco, por no decir lo único, que ha conseguido mantener la ruta alcista en los índices americanos hasta llegar a sus máximos históricos, dejando la estela navegable para todos aquellos, que como nuestro IBEX 35, se apuntaron a seguir la inercia de su rumbo.

Es muy importante la exposición de muchas empresas punteras en Latinoamérica y menor la del BBVA en Turquía, pero la importancia que se le ha dado a ese tema ha sido excesiva, ya que lo que aportan en la cuenta de resultados en algunos casos es más bien simbólico y no justifica los impresionantes vaivenes que han sufrido la mayoría de las cotizaciones a lo largo de la semana.

La apertura plana y con dudas, oscilando la sesión entre el máximo de los 9.995 y el mínimo de los 9.775, para acabar cerrando en 9.964 puntos. Buen cierre por estar situados por encima de la media de la sesión, y por haber conseguido recuperar una interesante referencia de control.

El aspecto técnico sigue siendo alcista, pero hay que tener en cuenta que hemos perdido mucha fuerza y que es imprescindible para no dejar de serlo, mantener la referencia de los 9.890 puntos al cierre semanal. Por abajo, la zona de los 9.800 con un pequeño filtro hasta los 9.720 puntos, está consiguiendo frenar la salida de papel. Y por arriba, no me quedaría tranquilo hasta volver a superar la cota de los 10.050 puntos, que se ha convertido en la siguiente barrera a derribar, y cuya superación dejaría, en teoría, el camino abierto hacia los máximos anuales.

La recomendación de carácter general pasa a ser la de MANTENER las posiciones ganadoras: los inquietos mientras no perdamos la zona de los 9.890 o si no podemos con los 10.050 puntos. Los moderados y los conservadores mientras sigamos cerrando por encima de la zona de los 9.890 puntos.

Resumen semanal y repaso de los “cinco magníficos”.

La semana (del 23 al 30), finaliza con un retroceso de 277 puntos, que suponen una pérdida del 2,70 %, dejando al Ibex 35 con un saldo positivo de 48 puntos que suponen una plusvalía anual del 0,48 %.

Telefónica. Ha perdido su referencia de control situada alrededor de los 11,90 euros, para bajar a buscar apoyo camino de los 11,30 donde parece ser que ha encontrado su cama elástica. Liquidez salvo nuevo apoyo en la zona de los 11,30 o recuperación de los 11,60 euros.

Santander. Otro valor que como la mayoría de los importantes ha complicado su escenario, ya que al perder su stop más claro, ha precipitado las órdenes de venta. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 6,20 o recuperación de los 6,50 euros.

BBVA. Tengo un buey que sabe arar y torear y dar la vuelta a la redonda y esa referencia que se esconda. Liquidez salvo nuevo apoyo en la cota de los 9,50 o recuperación de los 8,90 euros.

Iberdrola. A su bola, a su bola, hay que ver cotizar a Iberdrola. Pues eso que ni sufre ni padece, pero ni cae ni crece, de hecho llevo ya varias semanas sin tener que modificar sus referencias. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 4,50 euros.

Repsol. El tema de la factura pendiente con YPF si que ha afectado a su cotización, llevándole a frenar en una interesante zona de soporte donde ha dado señal de compra, aunque no la había marcado. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 17,50 euros.

Muchas gracias y feliz semana.

AVISO LEGAL: Este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones, son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.