Una piedra en el camino

El arranque espectacular de este ejercicio empieza a pasar factura entre los corredores más destacados, que parecen recordar que estamos ante una carrera de fondo y no de velocidad, decidiendo la mayoría de ellos tomarse un respiro antes de que las pequeñas lesiones les obliguen a pedir la retirada por motivos más importantes.

Mientras los datos de la EPA nos enfrentan a la demoledora realidad del espejo nacional, dejando suficiente material para que los políticos puedan arrojárselos unos a otros en función de sus interpretaciones e intereses, ignorando que tras la frialdad de las cifras hay seres humanos con nombres y apellidos; destacando la cifra más sangrante y es que en un 1.832.300 de hogares todos los que tienen edad de trabajar no pueden hacerlo por encontrarse en paro. Sin olvidar que el poco empleo que se crea es cada vez más precario y peor pagado.

La apertura extraña y con muchas dudas, oscilando la sesión entre el máximo de los 10.350 y el mínimo de los 10.215, para acabar cerrando en 10.241 puntos. Mal cierre por estar situados por debajo de la media de la sesión, y por haber perdido una interesante referencia de control.

El aspecto técnico, pese a los recortes de estas últimas sesiones sigue siendo alcista, aunque necesitemos algo más que ilusión y ganas para romper el dique de la resistencia situada entre los psicológicos 10.500 y los máximos anuales de los 10.562 puntos. Por abajo hemos ido a buscar apoyo en torno a los 10.230, que no es mal soporte, por ser donde cerramos el pasado jueves 9, y si lo perdiéramos todavía tenemos la cota de los 10.060, máximo de 2013 y zona cuya superación nos llevó a realizar el movimiento que nos ha catapultado hasta los 10.560, y que es el que estamos corrigiendo actualmente.

La recomendación pasa a ser contradictoria ya que para los perfiles más inquietos es la de LIQUIDEZ, o cortos los que los trabajan, salvo apoyo en la zona de los 10.100 o recuperación de los 10.370 puntos; mientras que para los moderados y los conservadores sigue siendo la de MANTENER las posiciones ganadoras si seguimos cerrando por encima de los 10.100 y de los 9.890 puntos respectivamente.

Resumen semanal y repaso de los “cinco magníficos”.

La semana (del 16 al 23), finaliza con un retroceso de 214 puntos, que suponen una pérdida del 2,05 %, dejando al Ibex 35 con un saldo positivo de 324 puntos que suponen una plusvalía anual del 3,27 %.

Telefónica. Vuelve a poner la docena de euros como soporte de referencia, y como dice el famoso refrán reciclado, tanto va el precio al soporte que al final… Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 11,90 euros.

Santander. No puede romper el muro de los 6,80, contra el que se estrella una y otra vez volviendo a bajar en busca de apoyo. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 6,50 euros.

BBVA. Saltó, al igual que en casi todos los valores, la referencia para los perfiles más inquietos, quedándonos únicamente con la cada vez más cercana para los medioplacistas. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 9,20 euros.

Iberdrola. Se ha convertido en una especie de gran petrolero que resiste muy bien la tempestad aunque su velocidad de crucero sigue siendo limitada, tanto que siguen siendo válidas las referencias de la semana pasada. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 4,50 para los medioplacistas o no pierda los 4,60 euros para los inversores más inquietos.

Repsol. La no superación de los diecinueve euros después de varios intentos, ha provocado la salida de papel que le ha llevado a perder la zona de soporte a la que me refería en el último comentario. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 18,10 o recuperación de los 18,50 euros.

Muchas gracias y feliz semana.

AVISO LEGAL: Este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones, son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.