La primera, en la frente

No hemos podido empezar peor el nuevo ejercicio, una vez puestos los contadores a cero, con caídas generalizadas en todos los índices. Los amigos de las estadísticas empiezan a temblar porque hay quien dice agarrándose a lo sucedido en todos estos años, que el comportamiento durante el mes enero es capaz de determinar el del resto del ejercicio. El caso es que por perder se ha perdido hasta la llamada “magia del primer día”, que consiste en empezar el mes subiendo y que es otra máxima bursátil que en ocasiones se cumple, pero que en otras se empieza bajando y en otras se cierra plano.

Para que las tropas alcistas no se desmoralicen, no podemos olvidar que llevábamos ocho sesiones seguidas subiendo, por lo que por pura lógica las bolsas estaban esperando tomarse un merecido descanso, que mientras no respetemos las zonas de soporte al cierre de las sesiones, todo parece indicar, aunque por supuesto puedo equivocarme, que se trata de tomarse un respiro y de recuperar fuerzas antes de intentar un nuevo ataque a la cota de los diez mil.

La apertura alcista y con ganas de marcha, que duró menos que un caramelo a la puerta de un colegio, oscilando la sesión entre el máximo de los 9.952 y el mínimo de los 9.758, para acabar cerrando en 9.760 puntos. Muy mal cierre por hacerlo marcando casi el mínimo de la sesión, aun que el pitido de fin de partida haya salvado por los pelos la primera zona de soporte.

El aspecto técnico sigue alcista y a pesar del susto de hoy, no hemos perdido nada importante, ya que seguimos respetando todas las referencias de control. La pérdida de la zona de cierre de hoy situados en torno a los 9.760 puntos, si que empezaría a encender las primeras señales de alarma.

La recomendación de carácter general sigue siendo la de MANTENER las posiciones ganadoras: los perfiles más inquietos mientras no perdamos la zona de los 9.760 o si no podemos con los 10.060 puntos. Los moderados y los conservadores mientras sigamos cerrando por encima de los 9.640 y de los 9.570 puntos respectivamente.

Resumen semanal y repaso de los “cinco magníficos”.

Hemos puesto el contador de plusvalías a cero, por lo que solo podemos incluir los datos de hoy. La sesión ha finalizado con un retroceso de 156 puntos, equivalentes a una pérdida del 1,58 %, que deja al Ibex 35 con igual minusvalía.

Telefónica. Ha intentado romper sin mucho éxito la cota de los 11,80 euros a los que me refería en el último comentario, bajando al no conseguirlo en busca de apoyo. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 11,60 euros.

Santander. Sigue con problemas de carburación, sobre todo cuando llega a zonas de velocidad punta y tanto dividendo en papel no ha resultado positivo para la cotización de la acción. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 6,30 euros.

BBVA. Llegó por dos veces hasta los nueve euros, siendo curiosamente incapaz de cruzar a 9,01, debido a la avalancha de papel que impedía la continuidad de su avance. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 8,60 para los medioplacistas o no pierda los 8,70 euros para los perfiles más inquietos.

Iberdrola. Hay quien quiere cambiar el famoso refrán ese que dice… eres más lento que el caballo del malo, por eres más lento que Iberdrola avanzando en el Ibex 35. Igual hasta lo popularizamos. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 4,50 euros.

Repsol. El descuento del dividendo ha influido en la brújula de la cotización que continúa intentando ajustar su rumbo. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 17,80 euros.

Seguimos de fiesta y hoy toca desearles que pasen unos Felices Reyes esperando que les guste el color de las corbatas y de los bolsos.

AVISO LEGAL: Este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones, son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.